Home > Columnas > Contradicción o hipocresía

Contradicción o hipocresía

///
Comments are Off

Políticamente Incorrecta

El mundo está totalmente al revés. Pocos no saben que Hamas, Hezbollah y similares son grupos terroristas. La ONU, sólo en el 2018, pasó más de 20 resoluciones condenando a Israel, y menos de 10 a todos los demás. Ignoró completamente a Maduro, como hacía con Fidel Castro. En recientes días, no faltó quién preguntara como es posible que la Venezuela de Maduro entre a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Obvio no sabían que la Cuba de Fidel ha sido miembro durante los peores años de la dictadura castrista. La realidad es que en la ONU todo funciona al revés del resto del mundo. Allí, los musulmanes radicales son reyes, se respeta Ramadán pero no se respeta Semana Santa u otros feriados similares de otras religiones, la corrupción de la ONU y cuando su gente viola derechos humanos es aceptado y no se habla de ello. Y los países Miembros, en su mayoría una partida de hipócritas que cuando tienen catástrofes o problemas corren a pedirle ayuda a los Estados Unidos, a la que muchos llaman el gran satán.

Odian a Israel, pero quieren su tecnología y sus avances en medicina, manejo de aguas, su jardín, su armamento, y una larga lista de otros productos.

Ahora hablemos de los jóvenes. El fin de semana pasado muchos jóvenes protestaron en favor del Green New Deal (GND). En todas las entrevistas que vi, los jóvenes no tienen una secuencia lógica para justificar el GND sólo repiten como indoctrinados que “los ricos” tienen que pagar más impuestos, y  que el GND generará empleo pero no saben cómo.  Y en su afán de ganar los votos de esa masa jóven e ilusa, los Demócratas se aprovechan de ésto aunque como le pasó a la Senadora Warren en la entrevista con Steven Colbert, no pueda ni justificar su propuesta sobre impuestos.

Se pronuncian en contra de los aviones, de la tecnología, de los medios de transporte que usan gasolina o diesel, quieren cambiar como cultivamos y distribuimos la tierra, cómo trabajamos y manejamos la energía. Hasta aquí, me intriga.  Sin embargo, empieza uno a escarbar y es ahí dónde se alzan las cejas. La base para esta cantaleta es que estamos destruyendo el planeta. Si bien es cierto que los seres humanos contaminamos y destruimos de todo por todos lados, también es cierto que esto lo venimos escuchando desde hace décadas. El 29 de junio de 1989 Peter James Spielmann escribió en “La ONU Predice Desastre si el Calentamiento Global no es Controlado” que “enteras naciones podrían desaparecer de la faz de la Tierra por crecientes niveles del mar… para el año 2000”.  O sea, ya sobrepasamos esa predicción catastrófica por 19 años. Gente matando especies naturales, quemando bosques, talando desmedidamente, botando basura, las industrias que no dedican suficientes recursos a suplir la demanda de reciclables, carros más eficientes en su consumo de energía, mejorar el transporte público, y el simple hecho de no servirse más de la cuenta y desperdiciar los alimentos y el agua, entre otros, son los verdaderos problemas. Aman a Sanders,Gore y DiCaprio, todos multimilloarios que viajan en sus aviones privados. Quieren su tablet, su compu, su cel y demás gadgets, pero no los componentes que se necesita para fabricarlos. Y quieren todo barato.

Muchos se auto proclaman socialistas porque creen que eso es tener conciencia social, repitiendo como loros que el GND es lo máximo, que el globalismo es tolerancia, que los ricos son los villanos de la película, etc. Cómo bien dijo un amigo el otro día, “si su hijo quiere ser comunista, expropiele la mitad de la cama, la mitad de la mesada, le corta el teléfono y le da vales para comida, y ni hablar de vestirse con marcas capitalistas…” Quizás así aprende que ser considerado con el prójimo, educado en su trato a los demás y consiente de su entorno, no tiene nada que ver con ser socialista. Lo globalista es otro cantar. En Guatemala, afortunadamente, aún hay muchos que queremos a nuestra familias, nos encantan los bebés y no vemos el aborto como herramienta de control de la natalidad. Pero en cuestiones de Fe, estamos cada vez más escasos.

Para rematarla, el Vaticano, a todas luces una institución falible conformado por hombres buenos y malos, rectos y éticos tanto como corruptos y podridos, ahora está por nombrar un guerrillero criminal como Cardenal. Me refiero a Alvaro Ramazini, al que la sotana le queda demasiado grande. Quienes se sorprenden ante la elección del Papa Francisco, lo hacen porque no saben el nido de corrupción que es el Vaticano y especialmente su Banco, lavandería de Soros, Clinton, Maduro y otros engendros. Ese señor es tan médico de almas como yo ingeniera nuclear. Dios nos ayude, obre un milagro, y o el señor de pronto vea la luz, y cambie su pensamiento y acciones (que lo dudo), o que el Papa entienda de alguna manera y no lo nombre, o que sus acciones sean irrelevantes y no dañen más a la comunidad Católica y al país de lo que él ya lo ha hecho.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora: