Home > Mirilla indiscreta > Profecías

Mirilla Indiscreta

En circunstancias como las que atraviesa el país, atreverse a profetizar el futuro constituye una tarea que supera las facultades del célebre adivino Michel de Notredame más conocido como Nostradamus (1503-1566).

Sí yo veo a un ser de sexo femenino, su estómago abultado y su semblante sano, diría que se trata de una mujer embarazada

El brujo de la Boca del Monte se atrevería a anticipar si sería hombre o mujer y el vidente o profeta predeciría las virtudes del por nacer y su destino.

Pero, la bola de cristal se llenaría de neblina indescifrable, del Tarot, volarían las cartas en todas direcciones e incluso la peligrosa güija se prendería en fuego, sí ingenuos preguntáramos lo que le depara el futuro a Guatemala.

El Marco legal nos define como una República, nos oculta que se encuentra frustrada, disuelta en una Anarquía Disfuncional y Dispersa, fundada en una multiplicidad de mini gobiernos autónomos cuya razón de ser consiste en sobreponer el poder, de unos sobre otros, desconcertando a los ciudadanos y secuestrando la institucionalidad democrática del Pacto Social que suscribimos como Constitución Política de la República.

A la usanza mafiosa de la repartición de territorios, nuestras mini-repúblicas gubernamentales disponen a discreción el destino político, electoral, administrativo y judicial de los guatemaltecos, que sin instancias a recurrir, ven con pavor como el edificio constitucional se derrumba frente a sus ojos sin más explicación que una disputa de poderes entre Gentecillas que lo tienen circunstancialmente en sus manos, arruinando la vida de las Gentes.

Todos los días se dan acciones judiciales y políticas que nos demuestran que se consolida el rompimiento al orden constitucional sin consecuencias para los hechores, sin embargo, como contradicción se denuncia como pecado social, que se recurra al Golpe de Estado tradicional, como último recurso para retornar al Régimen de Legalidad.

Dos Golpes de Estado iguales, con Partidas de Nacimiento diferentes.

Uno reconocido como legal siendo ilegítimo, como el que nos tiene atrapados.

Y el otro reconocido como ilegal aunque sea legítimo en la conciencia defraudada de los ciudadanos.

Históricamente frente a la Anarquía (sin Gobierno) se ha dado el rompimiento del sistema, cuyo producto más inmediato es el proceso constituyente que da vida a un nuevo proyecto constitucional revisando y enmendando Estados Viciosos.

Nuestro propio Digesto-Constitucional (la historia de nuestras constituciones) nos relata la sucesión de regímenes que vieron la luz, siempre en busca del Estado ideal o por lo menos mejor que el anterior.

Es por esa razón que el Estado Moderno constituye la evolución constante de sistemas de Control Social, en búsqueda de la convivencia social organizada y el bien común bajo normas jurídicas de obligado cumplimiento.

El ser humano, no le pondría límites a su libertad, si no fuera por la necesidad de convivir con sus iguales más allá del núcleo de su propia familia, quienes a su vez, por esa vocación genética, sólo aceptan rendir un espacio de su libertad para facilitar el ritual social de la convivencia.

Finalmente es la suma de las libertades de todos limitada voluntariamente para cohabitar con la libertad de los demás, fijando las leyes cuyo cumplimiento se pacta en la Constitución Política que contiene las normas que hace cumplir El Estado.

Esa búsqueda constante es de prueba y error histórico, provocando la regeneración de los sistemas reflejada en la evolución constitucional perfectible persiguiendo la convivencia pacífica que satisfaga las necesidades existenciales individuales y colectivas de justicia y felicidad, como fin último de la vida en sociedad.

Una comunidad sin leyes de obligado cumplimiento ya no existe como “Vida Social objetivada” una de las definiciones del Derecho y se vuelve primitiva, insalubre y en inevitable proceso de pudrición.

He allí la razón de ser de la Desobediencia Civil y desde luego el fundamento ético de La Rebelión.

Por lo cual no constituyen delitos ni pecados sociales…son meros instrumentos regenerativos de salud institucional y convivencia organizada.

Un Estado de Derecho es el que se rige por el principio de legalidad.

Pero esa Legalidad, se subordina a otro de mayor jerarquía que se refiere al principio de Legitimidad.

No es suficiente que sea legal porque lo justifican con un procedimiento formalmente establecido.

Es Fundamental que sea Legítimo, porque persigue un objetivo justo y socialmente aceptado como, Legal y Legítimo.

En Guatemala nos pretenden hacer sentir que vivimos dentro de un régimen legal porque esconden sus perversidades en formalidades legales

La insatisfacción social creciente, la confrontación, el enfrentamiento y la injusticia, acusan todos sus actos como ilegítimos y desleales a la República y sus Instituciones.

En pocos días la consolidación de un rompimiento continuado al orden Constitucional se verá a prueba.

Ojalá el Congreso reflexione y no prorrogue períodos constitucionales (el de los Magistrados) asumiendo la responsabilidad histórica y política que eso implica con sus consecuencias de hecho o de derecho para el presente o para el futuro.

Confiados en la falta de consecuencias al cumplimiento o incumplimiento de resoluciones ilegales.

Ya me referí al Filósofo Pascal cuando afirmaba:  “La Ley sin la fuerza es Impotente”.

Hoy, quiero darle más contenido a que la eficacia de la Ley: Legal y Legítima requiere coercibilidad para hacerla efectiva.

Al respecto el General Inglés Sir John Hackett afirmaba:

“La función de la policía es ejercer la fuerza o amenazar con ella a fin de hacer cumplir los fines del Estado, internamente y en circunstancias normales. La misión de las fuerzas armadas es ejercer la fuerza o amenazar con ella en el exterior en circunstancias normales y en el interior, solo en circunstancias anormales…

Para lograr sus fines El Estado debe hallarse preparado para ejercer la fuerza en el grado que el gobierno de turno crea conveniente o necesario para evitar la disolución de sus funciones y la cesión de sus responsabilidades”.

Que conste que lo dijo Hackett no Yo.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: