Home > Columnas > Impulso a la educación (3)

Impulso a la educación (3)

Tanmi Tnam

Contar con un Plan Nacional de Educación podría aminorar los efectos que decisiones de gobierno de turno se implementan cada cuatro años y que generalmente tienden a repetir algo del pasado, eliminar indicios de avance, mantener los objetivos y los conceptos que mantienen la discriminación y el racismo. Esta reforma educativa que como consecuencia de los Acuerdos de Paz ha tenido distintas interpretaciones y se ha escuchado en las escuelas  pero ausente en el desarrollo curricular.

Los esfuerzos por alcanzar la visión de nación que asume el Currículum Nacional Base, no se logra concretar en el desarrollo curricular que se aplica en las aulas del nivel primario y medio debido a que se mantienen los principios, el marco conceptual, el conjunto de conocimientos y el contenido de los instrumentos del desarrollo curricular con base a una sola cultura y hay poca o ninguna mención del carácter multiétnico del país. Esta visión monocultural se mantiene en la formación inicial y en servicio de los docentes y se ha llegado a algunos extremos que se evita la producción literaria en los idiomas de pueblos originarios.

Identificar las ventajas y desventajas de contar con una estructura administrativa y la oferta curricular de los niveles educativos que controla y desarrolla el Ministerio de Educación y por otra parte, la formación de profesionales de la educación por otro rumbo bajo la responsabilidad de la educación superior que en muchos casos no coinciden en los planteamientos básicos, los procedimientos y el uso político de la educación en el país cuya población cuenta con pocos años de formación escolar y donde la exclusión es uno de los indicadores visto de lejos. Esta estructura actual del Ministerio de Educación duplica algunas funciones y procesos tal el caso del diseño curricular, lo que se entiende por educación bilingüe intercultural, la elaboración y distribución de materiales educativos, el manejo del presupuesto y la interculturalidad solamente para algunos.  Así mismo, es urgente adecuar la estructura administrativa, técnica y financiera a la presencia y reconocimiento de los derechos a la educación de cada pueblo de Guatemala para alcanzar la visión de Estado Multinacional y dejar a un lado las prácticas de crear instituciones de enfoque segregacionista con poco presupuesto, sin espacio administrativo y técnico para concretar sus funciones en las aulas de la escuela primaria y del nivel medio.

Revisar, enriquecer y democratizar  las funciones del personal administrativo y técnico del SINAE de manera que asuma la responsabilidad de concretar procesos interculturales en las aulas, en la administración curricular y del centro educativo, en la participación de padres y madres de familia y competente para captar las necesidades, problemas y aspiraciones de las comunidades educativas que deberían tener alguna respuesta desde la educación escolar con el objetivo de apoyar el desarrollo con distintos rostros, pensamientos y alternativas.

El Mineduc debe ser una estructura especializada del Estado al servicio de los intereses educativos de los pueblos de Guatemala y por lo mismo, debe estar libre de corrupción el centro educativo, la administración educativa y el proceso de selección de personal. Los males de la vida política y económica del país deben ser estudiadas detenidamente y con profundidad, ver los efectos negativos, conocer otras alternativas en uso en otros países y hacer que el estudiantado, de todas las edades según el nivel educativo, empiece a imaginar y darle forma y espíritu al país que todos deseamos.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: