Home > Columnas > De un Estado líquido a un Estado ¿qué …?

De un Estado líquido a un Estado ¿qué …?

Lugar Hermenéutico

Para aquellos que de alguna u otra manera estamos relacionados con cualquier rama de la ciencia, es imposible que pase desapercibido el título que los empresarios le dieron a su encuentro anual del 2019, claro está un título por demás sugestivo para relacionar los estados naturales de la materia con lo referido al Estado Nación.

Más allá del título, vale la reflexión si el Estado guatemalteco tal cual lo concebimos hoy en día necesita fortalecerse o si lo que realmente se necesita en el país es una “Reingeniería del Estado”.

Contar con indicadores solamente comparables con las peores realidades africanas debe hacernos repensar en el modelo de Estado Nación que necesitamos, un modelo más incluyente y donde el acceso a la oportunidad no esté vedado desde el nacimiento.  Si de cada dos niños en Guatemala uno sea desnutrido nos condena socialmente a que el próximo adolescente y adulto ni por asomo pueda expandir su potencial como persona.

El que nuestra economía este soportada principalmente por las remesas de los hermanos migrantes que salieron huyendo de la miseria de la ruralidad y la periferia urbana es otro elemento para considerar si el Estado Guatemalteco actual necesita ser fortalecido o más bien reinventado.

Y si hablamos de los sistemas naturales que soportan la vida, demos un vistazo al sistema hídrico, cuerpos de agua completamente contaminados que mantienen al país en un estrés hídrico absurdo, pues agua abunda pero la gobernanza y regulación de está es una materia pendiente desde hace décadas dado los intereses creados alrededor del vital líquido.

De acuerdo a Daron Acemoglu y James Robinson en su libro “Por Qué Fracasan los Países”, son los líderes de cada país quienes determinan con sus políticas la prosperidad de su territorio, y así ha ocurrido en todos los periodos de la historia, lo cual demuestran en su exquisito texto.

En este sentido celebro la oportunidad de la reunión anual de un sector que esta llamado a liderar el crecimiento económico del país y que ponderen la importancia de la institucionalidad del Estado, falta ver como esa institucionalidad puede hacerse que responda al bienestar de la población en su conjunto y no únicamente de un grupo en el país.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: