Home > Mirilla indiscreta > Los Patriacidas
MIRILLA INDISCRETA

Mirilla Indiscreta

Aún con la riqueza del lenguaje jurídico, expresado en la extensa y milenaria bibliografía forense, no creo encontrar la definición del PATRIACIDIO seguramente porque sería muy difícil acreditar una conducta delictiva que tuviera como naturaleza jurídica MATAR A LA PATRIA.

Existe sí, el término Patriciado, porque lo lógico es que existan, como lo existieron en la historia, Los Patricios, dignidad reservada a quienes en la edad media servían en los más altos niveles de la Jerarquía Política a sus naciones.

Pero un Homicida de la Patria, se definiría así:  Artículo XX. PATRIACIADO: quién por decisión propia o inducida confabula y ejecuta actos cuyo propósito persiga la sustitución o desconocimiento de los Organismos del Estado, mediante acciones de hecho o suplantación de resoluciones de derecho que persigan la disolución del régimen de legalidad, será sancionado con la pena de muerte.

ArtículoXX Responsabilidad de otras personas. Quienes en ejercicio de responsabilidades oficiales en los Organismos del Estado por omisión, negligencia, o contubernio con el o los responsables de la comisión del delito prescrito en el artículo anterior, serán sancionados con treinta años de prisión y la pérdida de la Nacionalidad Guatemalteca y todos los derechos anejos a esa condición.

Artículo XXX Responsabilidad de extranjeros.  Las personas que ostentaren otra nacionalidad y fueren responsables de ejecutar actos que directa o indirectamente contribuyan a la ejecución de los delitos prescritos en los dos artículos anteriores, serán sancionados con treinta años de prisión.

Todos debiéramos estar conscientes que la patria es un bien jurídico que precisa una tutela intransigente y eficaz.

Evitando así, que el Estado de Derecho se transforme en una parodia que puede ser conculcado sin consecuencias.

Testimoniamos hoy, que cualquier grupúsculo con el poder suficiente, no duda en disolver las instituciones democráticas cuya razón de ser está por encima de intereses subalternos nacionales o extranjeros, como los que han transformado nuestra república en un des armónico revoltijo de intereses pervertidos.

Falsificaron la voluntad popular sin consecuencias, urdiendo un enmarañado reparto de privilegios deshonrosos.

No importó que fueran consuelo o premio para participar del botín del Estado Fallido, cada quién en el nivel que su ambición, se viera satisfecha.

De momento por los próximos cuatro años…después ya veremos.

Por ahora, compartiendo la desvergüenza de ocupar cargos para los que no fueron electos, si no designados por quienes le pusieron nombres de cargos públicos y de elección popular a la tarifa para comprar la República de Guatemala.

En todos los frentes de la decencia académica e intelectual, se ha demostrado hasta la saciedad, que los actos políticos realizados por un estamento ilegítimo de la pirámide jurisdiccional, no tienen asidero ético ni jurídico.

Y sólo se han hecho valer, por la arbitrariedad impune de quienes los deciden… Y de quienes como cómplices conscientes o inconscientes lo permiten dejando desarmada a la patria y su protección constitucional.

Único ropaje jurídico que justifica nuestra existencia como Estado.

Lo irracional de una corte irracional contaminó a todo el Organismo Judicial de ilegalidad sediciosa, que lo transformó desde hace ocho días, en un Organismo Judicial de facto, técnica y jurídicamente inexistente.

Tomado ya oficialmente el Organismo Judicial a quien invistieron de bochornosa ilegalidad, queda ahora esperar la instalación de un nuevo congreso, cuya legalidad y legitimidad está seriamente cuestionada por un resultado electoral aún sometido al conocimiento de jueces, igualmente víctimas de una dictadura judicial sin precedentes en la historia patria.

Si esta tragedia institucional no se corrige, el 14 de enero se instalará oficialmente el segundo Organismo del Estado, producto de las irregularidades consentidas de un proceso electoral obscuro que en su primera vuelta consumó la intención perseguida por muchos años, de tomarse por la mala al Estado Guatemalteco.

Para esa fecha ya serán dos los Organismos de facto, esperando legitimar al tercero de los Organismos del Estado, quién sería juramentado por un Organismo surgido de la voluntad del Tribunal Supremo Electoral, viciando el origen de su mandato, más allá de que fuera su elección, producto de un triunfo de segunda vuelta.

Caminamos pues, con el paso confundido del borracho que no encuentra el regreso a su casa.

Con el paso confundido del ciudadano que no encontrará a su patria cuando finalmente reaccione.

Magistrados de facto, satisfechos…Diputados de facto… satisfechos…Alcaldes reconocidos, algunos de facto, satisfechos y respaldando… Funcionarios designados, satisfechos, peleándose por el poder y respaldando…Presidente Electo… recibiendo con preocupación…pero recibiendo.

Todos absolutamente todos, recibiendo su parte de territorio, de mando, de culpa y remordimiento… pero haciéndole frente al tormento o a la vergüenza.

Todos… dando o recibiendo algo.

Todos… menos los ciudadanos… que emborrachados de confusión, manipulación, y traición… no encontrarán el camino de regreso a Guatemala… su Guatemala.

¿A SABER QUE NOMBRE LE PONDRÁN LOS PATRIACIDAS A ESTE LUGAR?

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: