Home > Columnas > La identidad en Guatemala

La identidad en Guatemala

Tanmi Tnam

Hablar de identidad en Guatemala, se vuelve complejo debido a distintos grados de fortalecimiento con que cuentan las características que identifican a una persona y a cada uno de los pueblos que conforman el Estado.  Si la identidad es la percepción que tiene cualquier individuo de sí mismo o el conjunto de características que identifican a una persona y que se van adquiriendo en la formación que ofrecen los patrones de crianza en la familia y desde cada pueblo. La identidad hace distinta a una persona de otras pero con posibilidades de establecer relaciones de las más variadas formas y contenidos con las demás personas.

La identidad personal se forma y se adquiere desde la familia por ejemplo el idioma, los hechos de su entorno y lo que significan, las actitudes que hay que asumir al momento de practicar normas de cortesía, cómo practicar las relaciones con el vecindario y la práctica de determinados valores según transcurren las etapas de vida personal. Las familias moldean parte de la identidad personal.  Toda vez que la niñez y la adolescencia se enfrentan a otros espacios institucionales, puede que continúe la consolidación de los patrones de crianza y sus contenidos adquiridos en casa o empieza a vivir parte de otro contexto que impone otro idioma, otras prácticas de cortesía, descalifica las características de determinadas personas e impone otra cultura.

En espacios donde se viven contradicciones acerca de la apreciación de la identidad personal, el individuo inicia a sentirse menos valorado, siente extrañeza de sí mismo, hace un esfuerzo de asumir la comprensión de otras prácticas culturales que le imponen, siente vergüenza de seguir hablando su lengua materna y cuestiona la validez de la práctica cultural y los conocimientos que le han trasladado desde la cultura materna. En el caso de la niñez y juventud perteneciente a pueblos originarios, se expone al proceso de alejamiento de su cultura y lengua materna en espacios e instituciones públicas como centros educativos, iglesias y cualquier otra instancia que sigue los lineamientos de otra cultura. La identidad personal construye vínculos con grupos grandes o pueblos por lo que es válido cuando alguien dice que es maya, español o norteamericano.

Cuando la persona empieza a extrañarse de sí misma como resultado de un proceso de formación que descalifica su identidad personal formada desde la familia, entonces sufre de una crisis de identidad que en muchos casos es seguido de un intento de olvidar su identidad formada desde la cultura materna y aspira a ser como personas que pertenecen a la cultura modelo o a la cultura considerada superior asumiendo otras prácticas en la cotidianidad. Así encontramos mayas que desean y luchan por ser ladinos, pero también encontramos hablantes nativos del idioma Español en Guatemala que desean ser europeos o del norte de América. La persona con crisis de identidad puede que vive en Guatemala pero anhela ser de otro país y hace el esfuerzo de comportarse como personas cuya cultura es distinta a la cultura materna.  Muchos hijos de extranjeros nacidos en Guatemala no se sienten identificados con el país, sienten vergüenza ser de Guatemala y por eso se identifican con países de otras latitudes.

Corresponde a la educación guatemalteca, asumir la formación del ciudadano intercultural que merece Guatemala. La ciudadanía que siente orgullo por su identidad personal y por la de su pueblo y que lucha porque todos los pueblos puedan vivir juntos, en armonía, pleno diálogo y con aportes para la construcción del país que deseamos.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: