Home > Columnas > Mundial de Ajedrez – Fischer, Noruega 2019

Mundial de Ajedrez – Fischer, Noruega 2019

///
Comments are Off

Crisol Literario

Del veintisiete de octubre al dos de noviembre se disputó la semifinal y final del campeonato mundial de ajedrez, en la modalidad de partidas rápidas (sistema Blitz) y posición original de las piezas, al azar. Previamente, con seis meses de anticipación, se había disputado la fase eliminatoria de dicha competición. Tras la eliminatoria, la semifinal recayó en la humanidad de cuatro grandes maestros; el filipino Wesley So, nacionalizado estadounidense; Fabiano Caruana, estadounidense; el ruso Ian Nepomniachtchi y el actual campeón del mundo, Magnus Carlsen de nacionalidad noruega. Todos con una clasificación  internacional de más de 2,750 puntos de rating avalado por la Federación Internacional de Ajedrez -FIDE-. Dos de ellos, incluso, arriba de los 2, 800 puntos.

A manera de referencia del rating de los finalistas del torneo, es prudente relacionar la clasificación de los ajedrecistas connotados de  Latinoamérica; ellos, son: el cubano, Leinier Domínguez Pérez y el peruano Julio Granda Zúñiga con alrededor de 2,700 puntos y luego siguen diez grandes maestros en la franja de los 2,600 de rating. El guatemalteco y Maestro Internacional, varias veces campeón nacional, Carlos Armando Juárez Flores, ostenta un rating de 2,431 puntos, FIDE (calificación registrada en la base de datos).

Regresando al tema del campeonato, la corona fue obtenida por el filipino Wesley So en una final disputada con el actual campeón Magnus Carlsen. En tanto, el tercer lugar correspondió al ruso Ian Nepomniachtchi. Es importante no dejar de comentar que del mismo nivel de la categoría Fischer de ajedrez; igual, existen otros campeonatos de talla internacional como el torneo “Capablanca” que se celebra en Cuba en memoria del entonces campeón mundial de los años veinte del siglo pasado. Así mismo, existen los famosos torneos internacionales de la ciudad de Linares (Jaén, España), el torneo Suizo y la copa del mundo. Competiciones de gran calidad técnica, donde asisten ajedrecistas de alto rendimiento.

Pero no será, sino hasta en octubre del próximo año 2020, cuando se celebre el campeonato mundial aprobado por la Federación Internacional de Ajedrez, bajo el acrónimo de FIDE (por sus siglas en el idioma francés), momento en que el actual campeón mundial, Magnus Carlsen defenderá su título frente a oponentes de alto nivel competitivo y la sede del encuentro podría ser Argentina con gran trayectoria ajedrecística o Emiratos Árabes Unidos.

El uno cuenta con petrodólares y en el caso de Argentina con una amplia y fructífera tradición ajedrecística, donde se ha jugado varios campeonatos del mundo: 1. En 1927 con José Raúl Capablanca (campeón mundial) y el ruso Alexander Alekhine. Habiendo salido airoso, el gran maestro Alexander Alekhine.  2. La final del torneo de candidatos, 1971, en el que Bobby Fischer supera al gran maestro, Tigran Petrosian de nacionalidad rusa. Y, 3. En 2005, de nuevo la sede del mundial de ajedrez; momento que el búlgaro, Veselin Topalov se consagra como nuevo campeón mundial. Estos torneos y otros factores propios de la tradición y cultura ajedrecística de Argentina, la convierten en un destino atractivo para la realización del campeonato mundial, en octubre del 2020.

Usted, posiblemente se preguntará ¿El porqué de la publicación del presente artículo? Entre otros factores, debido al lamentable y triste descuido del deporte en Guatemala, el ajedrez está muy relacionado con el desarrollo del intelecto humano. Países como la India, China, Ucrania, España, Estados Unidos, el Reino Unido, Noruega y Cuba. Así como muchos otros países de la región de los Balcanes y Sudamérica; el caso de Bulgaria y Perú. Todos, fomentan e impulsan este deporte en la niñez y la juventud, como nunca antes visto en la historia de la humanidad contemporánea.

Para el caso de Guatemala, es importante fortalecer la capacidad administrativa, mejorar el clima ajedrecístico; e impulsar, el fomento masivo del ajedrez en las escuelas, bibliotecas locales y otros centros apropiados como las universidades. El primer paso del objetivo es asignar recursos, por la vía del presupuesto general del Estado, procurando que la afición se involucre en el deporte y que el equipo ajedrecístico se integre en el macro-entorno internacional del referido deporte ciencia.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: