Home > Columnas > La vida hoy y el dinero

La vida hoy y el dinero

Nuestro Mundo Es Posible

Vivimos en el  mundo occidental en la última etapa del capitalismo; en el mundo globalizado.

Podemos decir que muchos de los países que forman el denominado mundo socialista se han rendido ante los brillos de la globalización.

Se vive enajenado por el oropel que ofrece esta nueva sociedad donde todo se sabe en el momento que ocurre.

Una comunicación, más bien diríamos el uso de tecnología para relacionarse rápidamente, porque lo que significa el considerar la existencia del otro cada día es menor.

Vemos a las parejas, y los que dicen ser amigos, tomar asiento en un restaurante y lo primero que hacen después de sentarse es sacar cada uno su celular y comenzar el enlace con quien quiera que sea porque también es el momento para ver sus redes sociales.

La persona o personas con las que fueron a comer, a cenar, o a tomar un refrigerio solamente están ahí, haciendo lo mismo. Se llama a lo anterior establecer una comunicación: no,  el otro no existe.

Lo paradójico del mundo actual es que en  la sociedad de la comunicación lo que menos hay es comunicación.

Existe la ocupación de hacer muchas cosas, sean las que sean, para que me vean en las redes sociales.

Muchos viven ocupados en dar una imagen en las redes sociales de lo que quieren ser.

No llevan sus vidas para hacer aquello que los haga crecer como seres humanos; viven pendientes de qué será más importante para que me vean en las redes sociales.

Lo anterior genera una vida falsa y llena de insatisfacciones.

En las escuelas, en las universidades ocurre algo parecido: van a aprender para lo que hay que escuchar al maestro en la actividad que hay que hacer y es con el celular incluso hasta los maestros.

Hay que informarse rápido de lo que está ocurriendo aunque sea el tema de menor importancia que pueda uno imaginarse.

La vida va en función del dinero: hay que tener mucho dinero y hacer poco en el trabajo.

El dinero lo es todo, todos quieren comprar lo último que sale al mercado sea de lo que sea.

Se organizan empresas de lo que sea e incluso vemos que existen las organizaciones para obtener dinero fuera de la ley y lo paradójico de la situación es que muchas veces esas empresas están mejor organizadas que las que producen los bienes que los seres humanos necesitan.

Existe lo que se llama un mundo subterráneo difícil de imaginar.

¿Qué pasa con el dinero hoy en día?

Con el dinero hoy en día se compran bienes, se compran y se venden personas.

Estamos viviendo tiempos en que vemos la situación de la política y de los políticos: nos preguntamos por qué parece que existe un desorden universal.

Los países parecen no tener gobiernos porque vemos que medio mundo parece hacer lo que quiere. No podemos decir que sea situación de los pobres países no industrializados; la situación ocurre también en los países muy industrializados. Vemos a un gran político que aparece en los medios de comunicación en situaciones que jamás pensábamos.

Los políticos que quieren arribar al poder ofrecen a sus conciudadanos que la situación de los que alcanzan los puestos del gobierno para hacerse ricos permitiendo lo que sea o haciendo ellos lo que sea para tener dinero, eso terminará. Suben al poder y es lo primero que hacen, apoderarse de todo el dinero que se pueda, que no se lo gastarán ellos, posiblemente hasta su quinta generación.

Vemos que los gobiernos estructuran dependencias para hacer seguimiento de los funcionarios para evitar que el dinero se vaya para otro lado.

Existen también agencias internacionales que miden la corrupción de los países y publican sus escalas como si fueran coeficientes de inteligencia.

En esas escalas observan los inversionistas en qué país se puede invertir o también en qué países se puede hacer lo que sea.

El dinero y el dinero.

También nos informan que este gran empresario se quitó la vida porque tenía una vida tan doble que le han descubierto en lo que hacía.

Se piensa que la felicidad se puede comprar y los que tienen mucho dinero compran y compran y parece que la felicidad no se alcanza por ese medio porque viven igual de insatisfechos.

Todo lo que vivimos está orientado por la mercadotecnia; por donde quiera son comerciales y comerciales para comprar.

Las personas piensan en tener dinero y más dinero; no están tranquilos porque siempre les falta algo por comprar.

Sí, tenemos bienes que no nos imaginábamos pudieran existir pero parece ser que lo único que hay que hacer es comprar.

Lo triste de todo es que las personas con pocos estudios son manipuladas por este medio social existente y viven con la ansiedad de dinero y dinero.

No se organizan para gastar lo que pueden y viven en un desorden económico y con la tristeza de que no han hecho nada en la vida.

Una vida es para realizar aquello para lo que tenemos habilidades, para buscar aquello en lo que puedo crecer porque ahora éste es mi nicho de oportunidades. Una vida es para ir construyendo el nicho de oportunidades que puedo lograr.

Una vida es para enseñar, como si fuera maestro, a los otros lo que tuve la oportunidad de aprender.

Una vida es para aprender de los otros lo que me falta saber.

Una vida es para trabajar en algo por el bienestar de los demás.

Una vida es para enseñar a los menores el camino correcto y de valores.

Una vida es para el tiempo en que estaré sobre la faz de esta tierra dejar un legado de ser humano digno de emular.

¿Qué podemos hacer para que este mundo camine sobre rieles que nos hagan sentir satisfechos como seres humanos?

Lo que podemos hacer para cambiar este inquietante mundo es informarnos bien de las personas a quienes votamos para que nos gobiernen.

Lo que podemos hacer es participar en nuestra comunidad en las obras de desarrollo social.

Lo que podemos hacer es analizar lo que ocurre en el mundo para no cometer los mismos errores.

Lo que podemos hacer es enseñar a los que forman el grupo con el que me relaciono a usar los medios de comunicación de manera asertiva al tomar un café en un restaurante o al ir a comer o por un refrigerio que yo le pongo atención, que para mí existe, que para mí es importante lo que estamos hablando.

Lo que podemos hacer es dar el ejemplo a los demás de que gasto sólo lo que mi presupuesto me permite.

Lo que podemos hacer es enseñar a los demás que siempre estoy buscando crecer en las habilidades que tengo.

Lo que podemos hacer es mostrar con mi vida que la gasto en ser feliz con lo que voy logrando.

El dinero se necesita pero no es lo que fundamenta la vida porque de ser así todos los que lo tienen a manos llenas serían felices.

EL MUNDO EN QUE VIVIMOS TIENE MUCHAS COSAS MARAVILLOSAS PERO TAMBIÉN TIENE OTRAS QUE DE NOSOTROS DEPENDE EL QUE SIGAN O SE TERMINEN.

NADA PERMANECE PARA SIEMPRE PERO SERÍA MUY TRISTE QUE LO QUE NO NOS HACE BIEN CAMBIE PORQUE SE DESGASTÓ EN EL TIEMPO Y NO PORQUE TUVIMOS EL VALOR DE CAMBIARLO.

TEXTO PARA COLUMNISTA