Home > Columnas > Juventud Divino Tesoro

Juventud Divino Tesoro

///
Comments are Off

Barataria

“Juventud divino Tesoro, ¡ya te vas para no volver! Cuando quiero llorar, no lloro y a veces lloro sin querer” (Rubén Darío).  Cuando el gran poeta nicaragüense escribió estas líneas a inicios del siglo pasado, escribiendo una canción de otoño en primavera como él mismo lo afirmó, no dudo en calificar a la juventud como un tesoro que viene de Dios, por lo tanto es divino en su origen.  Los países Latinoamericanos, incluyendo a Guatemala contamos con la riqueza de una población moderadamente joven.  Son por lo tanto, naciones con poblaciones que no han envejecido como en otras latitudes del mundo cuya edad demográfica es contada por una minoría de jóvenes y niños y una gran mayoría de adultos; sin embargo estamos perdiendo la pujanza de esa población joven y robusta porque no la tomamos en cuenta en las decisiones de los gobiernos.

El pasado 7 de noviembre se hizo viral un video en el cual una persona se le acerca a un joven de apenas 13 años de edad que laboraba como ayudante de ruletero en la colonia Paraíso II de la Zona 18 de la ciudad y le dispara a sangre fría.  Es tan elocuente el video que quien dispara se denota que no tiene experiencia en “percutar” el arma de fuego dado que falla en su primer intento pero luego lo logra en un segundo.  El Chico muere precisamente esta semana cuando se anuncia la captura del presunto victimario “inexperto en el manejo del arma de fuego” pero que resulta ser un joven un poco mayor con 17 años de edad y capturado por el asesinato.

Esta situación es gravísima porque vemos como la juventud es utilizada por la delincuencia organizada, por las maras para cometer estos actos aviesos.  En tanto no vemos propuestas claras ni del gobernante saliente de quien ya únicamente esperamos que concluya su cargo, pero tampoco la vemos del señor Giammattei quien ocupará el cargo a partir del próximo año como Presidente de la República no vemos que tenga claro un plan para rescatar a la juventud de las manos del crimen.  Hace unos días Giammattei se reunió con el oscuro líder sindicalista de Educación Joviel Acevedo, pero de ninguna manera habló de cómo se mejoraría la calidad educativa y cómo se evitaría la deserción escolar, de hecho en sus propias palabras indicó que habló de créditos para los maestros y otros aspectos, parecería una forma de “comprar gobernabilidad”.  Vivimos en un mundo en el cual la juventud es el primer blanco de ataques morales y también es el factor de riesgo en cuanto a la utilización del crimen organizado.  La juventud de este país sufre cuando no encuentra oportunidades para desarrollarse y llegar a sus metas.  Contrario a eso corren el riesgo de ser víctimas de explotación sexual, delitos sexuales o bien ser utilizados por el crimen organizado para el sicariato, el robo, el narcotráfico, la extorsión y otros delitos.  Necesitamos que el futuro gobernante, el señor Giammattei nos indique con claridad si tiene un plan en favor de la juventud o no.  Es triste ver que muchos jóvenes del interior del país ya no ven un futuro en su tierra y buscan emigrar porque no hay otra forma de emplearse, puesto que la industria y empresa no solo requiere “años y años de experiencia para una plaza de asistente del asistente del asistente” y con ello nunca van a obtener un trabajo digno y no existe política gubernamental que promueva un incentivo fiscal a las empresas que empleen jóvenes recién graduados y tampoco está en los planes del próximo gobierno impulsar incentivos fiscales para que los patronos contraten jóvenes que vayan desarrollándose.  Cuando vemos las cifras de graduados de nivel medio cada año son alarmantes (aproximadamente 140,000 el año 2018 para citar un ejemplo), jóvenes estos que cuando se gradúan su edad oscila entre los 16 y 18 años y que tampoco tienen un futuro prometedor, porque dejan la escuela pero no consiguen trabajo y sus padres que han hecho un sobreesfuerzo para darles educación esperan que ellos puedan valerse por si mismos y aportar a la economía familiar, pero si pasa el tiempo y no consiguen trabajo ¿Qué harán?, no digamos aquellos que no tienen la “suerte” (hablo como si se tratara de juegos de azar, porque en Guatemala la vida de los jóvenes parece ser una cuestión de suerte, lo cual no debería ser) de estudiar hasta graduarse de nivel medio, porque si vemos la escolaridad de aquellos que, como el joven capturado quizá no haya completado la primaria. Y muchos en Guatemala no llegan a completar la educación primaria, pero vemos un Ministro de Educación a quien no le importa la cobertura educativa, ni la calidad educativa y prefiere mantener una “buena relación” con los sindicatos magisteriales que la exigencia de que haya una cobertura educativa, sin deserción escolar.

El tesoro de la juventud de nuestro país está en riesgo, queremos que los jóvenes no emigren, se encuentren sus sueños aquí en Guatemala y que se desarrollen para desarrollar el país, pero los estamos ignorando arteramente y nuestros gobernantes y autoridades se hacen de la vista gorda, ignorando a la juventud puesto que no hay planes para que se desarrollen, lamentablemente pasa igual con la niñez y adultos mayores. Siempre he creído que un país que no valora la niñez y la juventud y que ignora la vejez, es un país sin pasado ni futuro que vive un presente mediocre que con el paso de los años le va a pesar y lo va a arrastrar al fracaso porque es un país que olvida el esfuerzo pasado de quienes están en el ocaso y que no le importa el desarrollo futuro de quienes más adelante pueden hacer grande a la nación.  Señor Giammattei:  es tiempo de dejar de lado la politiquería, ya termino la campaña electoral ¿Que hará con la juventud de este país?  ¿Qué planes tiene? ¿O será un gobernante más que ignorará a la juventud de este país y se lavará la conciencia pensando que eso será función de un costoso pero inoperante Consejo Nacional de la Juventud?.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: