Press "Enter" to skip to content

No podemos ser indiferentes con Nicaragua

Relaciones Internacionales

En Nicaragua se vive actualmente lo que ha sucedido en décadas anteriores, recuerdo que hace años un vecino buen amigo mío me dijo que la historia es cíclica y posiblemente sea cierto. Las hemerotecas son valiosas para poder enriquecer cualquier argumento que podamos tener o emitir ante determinada situación, en este caso la situación de Nicaragua en donde existe la represión y persecución contra religiosos y ciudadanos que anhelan un cambio en su forma de gobierno.

En mi artículo publicado en Diario El Mundo el 13 de Marzo titulado: “Lo que queremos del Papa Francisco” dí a conocer mi postura de lo que sucedía en Venezuela y Nicaragua, que el silencio del Jefe de Estado Vaticano resulta nocivo, siendo yo católico creyente me resulta chocante que no se pueda emitir un comunicado enérgico para que la represión pueda cesar en contra de ciudadanos que sólo buscan la libertad.

Se hacen vigilias completas por Monseñor Romero en El Salvador y el mundo, resulta que ya son casi una tradición, creyentes se congregan para exigir justicia y reparación no critico tal actividad no obstante con el mismo ímpetu que se observa en dichas celebraciones ojalá las personas dijeran e hicieran lo mismo por la grave situación de Nicaragua de hoy en donde se reprimen sacerdotes como hace unos 30 o 40 años en la mayoría de países latinoamericanos.

La democracia en Centroamérica a diario se pone a prueba con exigencias grandes de los ciudadanos que buscamos que las grandes problemáticas puedan ser solucionadas con planificaciones sinceras y a largo plazo no resultando ser gobiernos que prometen tanto y hacen muy poco. En esta época resulta sorprendente que hayan presos políticos luego que la región tuvo conflictos armados que no deben repetirse siendo una de las causas el bloqueo a la libre expresión

No se puede callar ante tanta represión en Nicaragua, tan cerca de El Salvador y sabiendo que Centroamérica atravesó por ese amargo capítulo de la historia. Periodistas, universitarios y trabajadores nicaragüenses en el exilio, es la herencia que más se conoce del gobierno de Ortega por segunda vez.

Sudamérica vive interesantes sucesos coyunturales en donde universitarios y trabajadores han decidido alzar su voz en contra de distintas situaciones dependiendo de cada país pero los centroamericanos tenemos los sucesos de Nicaragua que son sinónimo de un retroceso, no se puede ser indiferente. Las redes sociales y medios de comunicación siendo hoy tan importantes dentro de la globalización y la cuarta revolución industrial, deben ser utilizados por el bien común, los estudiantes universitarios por su juventud pueden tener espacios en donde exhorten una mayor cooperación a las organizaciones multilaterales para que puedan tener unas elecciones limpias y nuevas, en la hermana república debe haber un necesario cambio de gobierno sin tener tantos miles en el exilio por causas políticas ya que eso, sumado a la migración del triángulo Norte deja a Centroamérica en negativa posición en el concierto de las naciones.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

%d bloggers like this: