No podemos ser indiferentes con Nicaragua

No se puede callar ante tanta represión en Nicaragua, tan cerca de El Salvador y sabiendo que Centroamérica atravesó por ese amargo capítulo de la historia. Periodistas, universitarios y trabajadores nicaragüenses en el exilio, es la herencia que más se conoce del gobierno de Ortega por segunda vez.