Press "Enter" to skip to content

Las calificaciones cuentan en las escuelas, los estados financieros en la vida real

Hablemos De Economía

Hace un mes publiqué en una de mis redes sociales, un post que tenía que ver con lo que dice el título de este artículo. Me llamó poderosamente la atención, debido a que aún tenemos un paradigma del siglo XX y que impera en el siglo XXI y que es casualmente ese que debemos romper, que las buenas calificaciones en las personas obtenidas a lo largo de su vida estudiantil les vaya asegurar un trabajo o un éxito rotundo en sus vidas. Algo que no es así, en lo más mínimo. En realidad, en los puestos de trabajo y mucho menos en los negocios se pregunta por el promedio académico de las personas.

Ahora bien, a que viene todo esto. Resulta que hoy en día la autoeducación es mucho más importante y más valiosa que la educación formal académica. En realidad, la autoeducación es para gente que quiere aprender más.

A que viene todo esto, a que las escuelas, colegios, institutos y universidades siguen creando empleados, en vez de empleadores como tal que contribuyan de forma directa a la economía de un país.

Lastimosamente en las escuelas, con respecto a otro post que publiqué hace unos cuantos días, no enseñan como vender, pensar, negociar, enfrentar el fracaso, manejar el tiempo, invertir el dinero, generar impacto, empezar un negocio, la importancia de viajar, comunicarse bien, conciencia emocional, como leer un estado financiero ya después hablaré de esto un poco más en conciso, como funcionan los impuestos.

Ya que los cursos que actualmente enseñan en primaria y secundaria siempre serán obsoletos a la par de los que se menciona anteriormente.

Por ejemplo, los alumnos en las escuelas japonesas no se presentan a exámenes hasta 4to. de primaria. Porque los primeros 2 años escolares no son para juzgar el conocimiento u aprendizaje, si no para enseñar buenos modales y establecer el carácter. Las escuelas japonesas enseñan modales antes que conocimiento.

Para profundizar un poco más esto, lo que se trata en realidad es inculcar en el niño valores y principios que serán la base para su futuro cuando este sea adulto. El conocimiento académico será un complemento de su total formación como persona.

Esto sería como una combinación entre educación que proviene del hogar y la educación que proviene desde la escuela, por eso mismo se necesita tener familias más estables y estructuradas como tal en la sociedad de cada país.

Ahora vayamos al tema central del artículo. Hace poco un Instagramer experto en finanzas personales decía lo siguiente:

A los dueños de los bancos les causa risa las notas universitarias.

La capacidad de memorizar con la que te evalúan en las universidades, los banqueros las usan como tapete para limpiar sus zapatos.

Ellos revisan activos, ingresos pasivos, patrimonios, balances generales, estado de perdidas y ganancias, ellos revisan lo más básico de la educación financiera.

Los maestros lo único que saben de ese tema es: Cuánto reciben ellos de salario, cuánto deben de la hipoteca de su casa, cuánto les vale el crédito de su vehículo, cuánto deben de sus tarjetas de crédito y cuántos días faltan para que les vuelvan a pagar su salario.

Si los maestros tuvieran la información para crear empresa, ellos no serían empleados de las universidades.

Por lo tanto, esto significa como dijo mi colega y gran amigo mío el Ing. Marcos Vásquez. En la empresa existen 3 tipos de conocimiento: El operar, dirigir y crear. La universidad te prepara para operar y con experiencia y conocimientos como los de un MBA (Maestría en Administración de Empresas) puedes llegar a dirigir. Pero crear, ni con doctorados, porque es acá donde interviene la vocación de la persona, su experiencia, conocimientos de todo tipo y sobretodo la creencia de que puede.

Ahora bien, respecto a lo que dijo el Instagramer las personas solamente están capacitadas para operar y a lo mucho dirigir, por eso mismo los profesores de tiempo completo difícilmente podrían aportar más de lo que se puede aprender leyendo un libro.

Por tal razón, existen personas que quieren que sus sueños sucedan, algunos sueñan con realizarlos y otros hacen que suceda.

Por ejemplo, para crear una compañía se necesita buscar un problema existente para llenar satisfacer una necesidad o muchas necesidades, encontrar un equipo idóneo, crear un producto o servicio que satisfaga dicha necesidad o necesidades en su caso, buscar inversores para el proyecto para que se inicie y se logre concretar, enfocarse en los clientes potenciales y el mercado objetivo y por último dominar el mercado en el que se está.

Ahora comentaré un poco sobre los estados financieros que mencionaba al principio, como título del artículo y que tienen importancia tanto en la vida personal como empresarial.

Los estados financieros no son más que simples reportes donde se recopila la información y la salud financiera de las empresas y cuyo objetivo es darle una visión general de la misma.

El balance general no es más que un reporte que funge como una fotografía de la situación financiera de una empresa a una fecha determinada. El cual está conformado por cuentas de activo y pasivo. Ya sabemos que activo es todo lo que posee la empresa para afrontar sus responsabilidades financieras en el futuro y el pasivo son todas las deudas que la empresa posee con proveedores y acreedores. La diferencia entre ambos es lo que llamamos patrimonio o capital contable.

El estado de perdidas o ganancias o estado de resultados no es más que un informe financiero que muestra la rentabilidad de la empresa durante un período determinado, es decir, las ganancias o perdidas que la empresa tuvo o espera tener.

Todo esto son breves definiciones básicas de educación financiera que las personas deberían saber, aunque sea a grosso modo.

Para concluir, haciendo énfasis en el título del artículo, se preguntarán que tiene que ver lo uno con lo otro. Es simple y sencillo, que las buenas calificaciones no salvarán a las personas de la quiebra a nivel personal y mucho menos a nivel empresarial. Resulta paradójico pensar que un buen alumno con excelentes calificaciones y un promedio general asombroso logre ser exitoso en el emprendimiento o en la autoeducación o por que no decirlo así en la vida.

Es por eso de la importancia de saber educación financiera y saber interpretar dichos estados para tomar buenas decisiones tanto a nivel personal como a nivel empresarial.

Quiero sugerir que antes de tener una buena educación financiera, es prescindible tener una buena inteligencia emocional ya que esta nos ayudará a descubrir las emociones y sentimientos propios, reconocerlos, manejarlos, crear una motivación propia y gestionar las relaciones personales.

Sin esto, es imposible ser un buen emprendedor, un autodidacta y mucho menos un buen financiero. Por ende, jamás se logrará crear una empresa que genere empleos y utilidades, si no se está bien emocionalmente.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

%d bloggers like this: