Home > Columnas > Vivencias en la USAC

Vivencias en la USAC

///
Comments are Off

Antropos

Mi vida entera la he dedicado a la educación. Fui estudiante y me convertí en profesor de filosofía. Largos años en universidades de Costa Rica y otros en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Esencialmente soy un educador.

Tengo el privilegio desde el segundo semestre de 2018  de conducir la Dirección General de Docencia. Mi experiencia, entusiasmo, imaginación, capacidad de diálogo, organización  y competencias educativas, fueron los instrumentos del trabajo. Me propuse junto a otros talentosos colegas, promover  la calidad de la educación y sobre esta base formulamos  algunas iniciativas que poco a poco se han concretado.

Partimos de la premisa  que mejorando la formación de los docentes, es posible una mejor universidad. Organizamos programas de  doctorados especializados en áreas como ciencias naturales, ciencias sociales, tecnología, salud, educación. Además de ampliar los vínculos de cooperación con la UNAM y las Universidades públicas de Costa Rica. A su vez, con algunos lúcidos doctores de la USAC, se diseñó la política del posdoctorado dedicado a la investigación en el marco de una alianza con el Sistema de Estudios de Posgrados de la mano del Doctor Jorge Ruano. Paralelamente se apoyó  a más de 200 docentes en cursos de posgrado y a 360 profesores e investigadores que fueron a compartir sus conocimientos a congresos mundiales.

Otra hermosa acción pedagógica, es la que llevamos a cabo con especialistas de la institución, como el Msc. Domingo Pérez Brito a fin de  encaminar los pasos de la USAC para dar importancia al   aprendizaje como nuevo paradigma educativo. Se creó la política del Crédito Académico Latinoamericano de Referencia (CLAR) convirtiendo al  estudiante en el eje central del acto pedagógico. Y a su vez, se formuló la Política de Educación a Distancia en Entornos Virtuales, a fin de desahogar el campus, para lo cual ya están los cursos de Matemáticas y Lenguaje en las plataformas digitales y  en camino, Física, Biología, Química e Historia de Guatemala.

Otra acción,  es la Política de Homologación Académica, con la coordinación del Msc. Bayardo Mejía, para cohesionar todas las carreras que se imparten en la USAC, con el propósito de validar los estudios universitarios. Esto ha conducido a crear la Política de Calidad, que es el hilo articulador de todo el quehacer. Simultáneamente a estas políticas, iniciamos el proceso de renovación curricular con la dirección y equipo que conduce el Msc. Juan Alberto Castañeda y  la creación de un programa de Emprendimiento e Innovación Tecnológica, con el Dr. Erwin Calgua, la Dra. Susana Arrenechea y la Ingeniera Paola Morales dirigida a los estudiantes. Así como la Evaluación Docente en línea que han llevado los responsables de estas áreas a partir de experiencias concretas de la Facultad de Humanidades y la de Ingeniería.

Obviamente la calidad debe ser medida cualitativa y cuantitativamente y para ello fortalecimos los procesos de evaluación, autoevaluación y acreditamiento internacional. Algunas carreras ya están acreditadas y otras están en proceso.

En el marco de las relaciones internacionales promovimos intercambios académicos con otras universidades del mundo e iniciamos un programa de movilidad estudiantil y docente con propósitos definidos y acciones a realizar de lo que fueron aprender a universidades hermanas.

Sustantivo es el programa orientado a fortalecer la Política para personas con discapacidad, con la cooperación  de la Unión Europea, y bajo la conducción de los Doctores Erick Porres y José Carrión tendiente a crear laboratorios de impresoras 3D y seminarios de sensibilidad para docentes, estudiantes y personal administrativo de la USAC sobre el tema en cuestión.

Satisfactorio fue la creación del periódico digital EL CAMINANTE,  que recoge el acontecer de la universidad, y ofrece un  espacio a nuestros intelectuales para dar a conocer sus pensamientos en el marco del libre juego de ideas, que es la sustancia de ser universitario. Uno de nuestros principios del quehacer en la USAC, se define en el sentido que una universidad que no privilegie la producción editorial, no se puede llamar universidad. Esto  nos condujo con escritores como Mario Roberto Morales, a  publicar más de doce libros entre los que destacamos  Pensamiento Universitario, -diversas visiones sobre el futuro de la realidad nacional-, Educar para la Vida, Teoría de las Ciencias Sociales, Breve Historia de Guatemala, Juan José Arévalo: educador, filósofo y estadista, Qué hacer en educación, Trazos de la Mujer Universitaria, Pueblos Indígenas de Guatemala, Retos y Alternativas para una nueva Universidad, Breve Historia de Guatemala, de Ralph Lee, traducción de Oscar Peláez . Algunas de estas obras fueron a debate público en el salón Luis Cardoza y Aragón, de la Embajada de México.

Nos alegró que el Consejo Universitario, designara a la Dirección General de Docencia, para promover todas las actividades académicas, culturales y artísticas en torno al hecho del  bicentenario. Ya están preparadas publicaciones, debates, conversatorios, conferencias, desde la óptica de un pensamiento crítico.

En los últimos meses hemos trabajado con expertos como el Doctor Carlos Interiano y  la participación de jóvenes investigadores como Matheus Kar y María José Mérida la preparación de un documento  para crear la Preparatoria de la USAC, con el propósito de  mejorar el nivel académico de los estudiantes que ingresan a la universidad,

Asimismo,  está en proceso la integración de catorce doctores en Ciencias Naturales para el Desarrollo a fin de hacer realidad el mandato del Consejo Superior Universitario para llevar a cabo  un programa en torno a los Objetivos del Desarrollo Sostenible y Cambio Climático que se puedan incorporar como ejes transversales en todo el quehacer académico de la Universidad de San Carlos de Guatemala. A la par, está sobre el tapete del Consejo de Decanos, la propuesta para crear  la Política de Acreditamiento por Experiencia Profesional que deberá conocer después el Consejo Universitario.

Esencialmente, en esto consiste  mi vivencia y quehacer en la  USAC. Soy un educador convencido  que con más academia, creatividad, capacidad de diálogo, tolerancia, criticidad y entusiasmo, habrá una mejor Universidad de San Carlos, al servicio de los jóvenes y de la sociedad guatemalteca.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: