Home > Columnas > Sólo un pueblo que se valora es capaz de vivir en libertad

Sólo un pueblo que se valora es capaz de vivir en libertad

Debemos Saber La Verdad

Tenemos que valorarnos como ciudadanos en cada país y no seguir siendo pueblos complacientes que se dejan manejar por políticos como los socialistas del siglo XXI y sus aliados.

Para resolver los problemas de cada país de Latinoamérica, más que reaccionar, se debe actuar y tener el valor, afrontar la realidad con todos sus problemas, sus durezas, con todas sus consecuencias y así obligar al Estado a que se cumplan las leyes igual para todos en forma muy rápida, sin manipuleos, ni para sacar ventajas personales o de grupo.

Para iniciar a resolver los problemas políticos que tiene Latinoamérica, debemos valorarnos como ciudadanos en cada país y hacer ver a todos las siguientes reflexiones:

A medida que los pueblos son irresponsables, se dejan manipular y son violentos, los gobiernos y los políticos se hacen corruptos, no resuelven problemas y aumenta la necesidad de la sociedad para tener dictadores o tiranos.  Esto lo han aprovechado los socialistas del siglo XXI y sus aliados.

Cuando el pueblo, los políticos y/o el gobierno ponen la igualdad por encima de la libertad, entonces la sociedad acabará sin igualdad ni libertad y así se compra la voluntad de mucha gente.

Los socialistas del siglo XXI y sus aliados repiten mucho las mentiras para convertirlas en realidades y es la primera fuerza que están utilizando.  Así, a través de los gobiernos que controlan no soluciona problemas, los subsidian ante los ojos del pueblo y consiguen que sus intereses egoístas parezcan como intereses nacionales.

Los ciudadanos estaríamos preparados para hacer sacrificios mientras  que el gobierno demuestre claramente, cuales son sus metas y que tengamos la seguridad de que los dirigentes hacen lo que pueden y deben hacer y lo hagan con liderazgo, transparencia y sin corrupción.

La virtud inherente a los socialistas del siglo XXI y sus aliados es el equitativo reparto de la miseria y las necesidades.

Cuando las compras y las ventas están controladas por los socialistas del siglo XXI y sus aliados a través de sus gobiernos, lo primero que se compra es a los funcionarios, a los legisladores y a la gente.

Donde quiera que acabe la Ley o su correcta aplicación, allí comienza el libertinaje y luego sigue la dictadura o tiranía.

Los socialistas del siglo XXI y sus aliados en sus gobiernos no pueden resolver los problemas. El problema es ellos mismos en el gobierno.

Los gobernantes socialistas del siglo XXI y sus aliados son quienes ofrecen mucho siendo generosos con lo ajeno, pero lo propio lo esconden o lo guardan.

Muchos han creído en los socialistas del siglo XXI y sus aliados por las cosas que han prometido y ofrecido, pero no se les ha juzgado por el daño que han hecho y han causado a los pueblos y a las próximas generaciones (hijos y nietos) quienes tendrán que pagarlo.

La frase más temible que hay de los gobiernos socialistas del siglo XXI y sus aliados es que dicen soy el gobierno y estoy aquí para ayudar.

El punto de vista del gobierno socialista del siglo XXI y sus aliados sobre la economía puede resumirse en las siguientes frases: si se mueve hay que ponerle impuestos, si se sigue moviendo hay que regularlo y si ya no se mueve hay que subsidiarlo o eliminarlo.

No hay arma o arsenal en el mundo que sea tan grande como la voluntad y el coraje moral de seres humanos libres, definidos, responsables y honestos, quienes actúan por el bien de todos.

No puede existir algo legal o moral que esté prohibido al individuo y que se le permita a la muchedumbre, sindicatos, las organizaciones populares o grupos demagogos.

Una nación se puede hundir si les hacemos caso o no nos oponemos a los socialistas del siglo XXI y sus aliados, que promueven huelgas y bloqueos, usan el indigenismo, argumentos populistas o demagogos, sindicatos, líderes magisteriales y a los irresponsables con el país, como excusa para pedir beneficios y cosas para ellos y así afectan al resto del pueblo.

Si se nos olvida que debemos estar en una nación moralista y justa, entonces estaremos en una nación que se está hundiendo.

Los socialistas del siglo XXI y sus aliados promueven que Latinoamérica se siga desmoronando porque a través de sus políticos, funcionarios públicos, líderes populares, organizaciones sociales que son irresponsables, nos siguen robando, atropellando, sacando los centavos que ganamos honestamente y a pesar de todo muchos ciudadanos los siguen como borregos para el matadero y por todo lo anterior hago ver que es hora de reaccionar y que no nos dejemos maltratar más.

Lo anterior es filosófico y moralista, pero es una realidad y para empezar a cambiar por el bien de los pueblos, tenemos que actuar, no dejarnos manipular y hacer ver lo anterior a los pueblos.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: