La expectante espera de un nuevo gobernante

Así las cosas, el señor Giammattei llega al poder con altas expectativas y sobretodo con la responsabilidad de no traicionar más a los guatemaltecos porque, como ha sucedido con sus antecesores, llegan al poder y a los pocos meses ya los ciudadanos dan por sentado que es más de lo mismo. Lo triste de este caso, es que el sistema literalmente se ha agotado porque resulta ser que ninguna institución es lo suficientemente sólida para funcionar adecuadamente.