Home > Columnas > Ser solidarios es fundamental

Ser solidarios es fundamental

Guatemala Al Rescate

Hoy en día vivimos en un mundo globalizado, tecnológico, cambiante, en el que en estos años se está viviendo un reacomodo político por la supremacía mundial, en donde las prioridades del ser humano también se han transformado, en donde prevalece el individualismo, la ambición, el egoísmo, la frialdad y la competitividad, lo que no permite que se pueda ver con claridad las necesidades y la dura realidad que muchas personas sufren.

Podemos definir a la solidaridad como el acto mediante el cual una persona realiza acciones en beneficio de otro sin recibir nada a cambio, la solidaridad es, realmente, la base de la sociedad humana si se tiene en cuenta que, cuidándonos unos a otros es que podemos sobrevivir, esto hace que la solidaridad, como un fenómeno, sea muy particular;  hay condiciones y situaciones en las que los habitantes de una comunidad se movilizan y ponen en marcha la solidaridad más elemental por ejemplo, cuando se organizan para ayudar a los damnificados por una catástrofe, pero igualmente hay momentos en los que el individualismo está por encima de todo y cuesta ver el sufrimiento de otros con los que compartimos un país.

Para lograr el desarrollo social, económico y humano en una sociedad es vital el valor de la solidaridad como un principio de la moral del ser humano, ya que a partir de la solidaridad una sociedad puede funcionar de manera más armoniosa, la solidaridad es más que nada un acto social, una acción que le permite al ser humano, mantener y mantenerse en su naturaleza de ser social, por lo consiguiente la solidaridad se contrapone al egoísmo.

Escribí sobre este tema porque me parece importante que la población tome conciencia que en nuestro país la violencia y la criminalidad generan un número alto de asesinatos en los que se cometen atrocidades inimaginables en contra de las víctimas de estos hechos, pero de igual manera me parece inconcebible que un gran número de personas en nuestra sociedad no se inmuten ante tanto asesinato y crueldad con los que estos se producen, he llegado a pensar que somos así de indiferentes y que este tipo de hechos no nos afectan porque ya nos acostumbramos a ellos, a verlos en la televisión, escucharlos en la radio, leerlos en los medios escritos o verlos en persona y creer que eso es normal.

Por otro lado, tenemos que pensar que, aunque no hemos sido afectados por ningún tipo de hecho criminal en nuestra familia o entorno más cercano no significa que simplemente no importa lo que les sucede a otras personas, la dificultad es que en cualquier momento algún familiar, alguien muy cercano o uno mismo puede ser una víctima de estos hechos criminales, de ahí la importancia de ser solidarios entre nosotros para poder salir adelante en una sociedad que necesita cambiar.  “La solidaridad no es un sentimiento superficial, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común, es decir, el bien de todos y cada uno para que todos seamos realmente responsables de todos” (Juan Pablo II).

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: