Press "Enter" to skip to content

Algo acerca de las reformas a la Ley Electoral

Tanmi Tnam

Para quienes controlan el poder político y económico, es bien sabido que las prácticas existentes en el país en cuanto a la oportunidad de elegir autoridades para puestos de elección popular, una gran parte de la ciudadanía desconoce la importancia que tiene este hecho y tampoco hay conocimiento de los alcances que tiene delegar el poder al elegido porque no hay mecanismos concretos de cómo los votantes deben seleccionar con base a algunos indicadores mínimos y verdaderos. Ante esta dificultad, es importante que instituciones políticas asuman con seriedad la formación de la ciudadanía del futuro, que se analice y se conozca de cerca los partidos políticos, para qué sirven, cómo funcionan, intereses que representan, mecanismos de funcionamiento y las prácticas que los lleva a la degeneración.

Para la ciudadanía que viene votando desde hace años, ha elegido a candidatos a diputado al Congreso de la República sin tener una mínima referencia de quiénes son, a qué se dedican, cuáles son sus antecedentes, experiencia que tienen acerca del trabajo legislativo, a qué intereses o sector representan, formación escolar con que cuentan, si cuentan con honradez y qué conocimientos tienen acerca de los problemas nacionales. Ha habido ocasiones en que los votantes de un distrito electoral terminan eligiendo a candidatos que residen en otro departamento o en la ciudad capital. En este sentido, es necesario que, en el futuro, el proceso electoral permita dar a conocer quiénes son los aspirantes, qué lugar ocupan en la planilla de candidatos a diputado y cuál es su plan al momento de llegar al Congreso. Debe haber un procedimiento de selección en los departamentos o distritos para elegir a los candidatos y evitar aquello de que los mismos interesados se proponen sin representar a ningún sector ni algún pueblo, más que solamente atender necesidades personales.  Debe ser prohibido que los candidatos a diputado se involucren en prácticas que degeneran el rol de legislador, por ejemplo, el caso de ofrecer obras a cambio de dinero, vender plazas de trabajo en el sector público y traficar con sus influencias en los espacios e instituciones de la administración pública.

Hay procesos electorales en que se presentan muchos grupos con el deseo de llegar al poder, lo que trae como consecuencia una serie de confusiones a los electores. Partidos políticos van y vienen, hablan de lo mismo y ofrecen soluciones a los problemas del país. Realmente no se logra identificar la diferencia entre uno y otro partido.  Será de permitir el funcionamiento de partidos políticos con presencia y organización en todos los municipios y departamentos del país. Los partidos políticos funcionan solamente para las elecciones y entonces no sirven para ser vínculos entre la ciudadanía y los poderes del Estado. Los partidos políticos deben abrir oficinas en todos los municipios y cabeceras departamentales de manera permanente para que cumplan con su función de ser enlace entre el pueblo y el gobierno de turno.

Por todos es bien conocido, que la ciudadanía integrada por personas que pertenecen a pueblos originarios votan por candidatos racistas y de mente antidemocrática que no reconocen la dignidad y presencia de las personas indígenas. En este sentido, es necesario que los partidos políticos seleccionen candidatos que provengan de los pueblos en mención con posibilidades de llegar a los espacios donde se asumen las grandes decisiones políticas que el país necesita. La democracia en Guatemala se construye con la participación y representación de todos.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

%d bloggers like this: