Press "Enter" to skip to content

Guatemala en el 2020

Tanmi Tnam

Despedimos el año 2019 con hechos poco agradables como la expulsión de la CICIG, la elaboración de leyes con dedicatoria especial a quienes saquean al país, el irrespeto a las resoluciones de la Corte de Constitucionalidad por parte de las más altas autoridades del Estado, la falta de respuestas a los causantes de la pobreza y por lo mismo factores que limitan la gobernabilidad del país, la baja calidad y cobertura de los servicios públicos esenciales, los Acuerdos de Paz con serias dificultades para el cumplimiento de los contenidos, el esfuerzo de los corruptos para concretar alianzas y acuerdos para su propio beneficio, se sigue contando cuántos niños padecen de desnutrición y poco preocupan los datos estadísticos que señalan a la niñez y a la juventud con el más bajo dominio de las habilidades en lectura y matemáticas. Hay que estar atentos a más acciones que consolidan lo negativo para la democracia, la justicia y el buen uso de los recursos por parte de las autoridades de todos los niveles.

En el año 2020, hay que seguir insistiendo en los cambios obligados que necesita el país haciendo uso del debate y el diálogo, pues la construcción del país que deseamos es una tarea que corresponde a todos los ciudadanos y a los pueblos que integran Guatemala. Pero también, hay que reconocer que se vive de esperanzas y de dudas, por lo mismo, hay que esperar las primeras decisiones y acciones que desarrollará el próximo gobierno, ojalá sean decisiones cuyo impacto sea para conseguir bienestar, paz, desarrollo, inclusión y justicia.

Como ciudadanos, es necesario seguir de cerca la actuación de los presidentes de los tres poderes, las estrategias y acciones de cada ministerio y el trabajo de las instancias del sector público en el interior de todo el territorio nacional. Las acciones concretas de toda autoridad electa por el pueblo deben ser, ante todo, en busca del bienestar de todos los guatemaltecos. Estar atentos a las decisiones y acciones de más alto nivel que vayan para contrarrestar la discriminación y el racismo en los espacios institucionales de la administración pública. Todo funcionario debe tener presente que Guatemala está integrada por varios pueblos que todavía no gozan del reconocimiento pleno cuyo efecto es la marginación, pobreza y la falta de oportunidades para la plenitud de vida. El hecho de tener presente a cada pueblo propicia el diseño y ejecución de políticas públicas en busca de la equidad.

Es sano evaluar los resultados alcanzados por el modelo de desarrollo que implementa el Estado desde hace muchos años y por lo mismo hay que insistir en la producción bajo la responsabilidad de todos y tomando en cuenta las características de cada región. La mayoría de la población guatemalteca necesita comida, salud, educación y un medio ambiente sano antes que un esfuerzo centrado solamente en infraestructura. Será de facilitar acompañamiento especializado y recursos disponibles para que las familias fortalezcan los medios de vida con que cuentan actualmente.

Hacer buen uso de los recursos que se asignan a las municipalidades. El poder municipal debe abrir el plan de desarrollo del municipio en apoyo a los servicios de salud, educación, medio ambiente, productividad y toda acción que genere comida y algún recurso para facilitar oportunidades de desarrollo a la niñez y a la juventud. En este nivel, también es necesario entrarle de frente al combate a la corrupción que mucho daño ha hecho al ansiado desarrollo del país y al quehacer político en busca del bienestar. Para todos, el año 2020 con salud, alegría y éxitos.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

%d bloggers like this: