Press "Enter" to skip to content

Como ser un emprendedor después de los 40

Hablemos de Economía

Muchas veces me han preguntado a lo largo de mi vida y en mi carrera profesional como iniciar un negocio y sobre qué. A lo cual he respondido categóricamente que eso siempre nace de una idea que se debe llevar a cabo, ya sea con un producto o un servicio en particular. Resulta que muchas personas me han dicho y que pasa ahora que tengo 40 años y que siento que las oportunidades ya no son las mismas cuando quizás debí haber empezado a los 20 o a los 30 años de edad. A lo que siempre respondo, nunca es tarde para empezar algo en la vida, es cuestión de actitud y deseo de hacer las cosas para bien.

Pero bueno, entremos al tema en particular. Como todos sabemos un negocio es una actividad comercial con un fin lucrativo en la que no se necesita equipos, procesos, estrategias, etc. Ya que simplemente, es un intercambio de bienes y servicios. Por ejemplo, una vez observé estando en Lima, Perú en el distrito de Breña, exactamente en el óvalo Venezuela a una señora vendiendo piedras que había recolectado en el Callao que es el puerto principal de Lima y de todo el Perú, pero ojo no eran cualquier piedra, estas piedras las decoraba con lugares típicos del Perú pintados a mano y luego se las vendía a los turistas que pasaban por allí a un rango de precio entre 5 a 20 soles, dependiendo del tamaño de la piedra y de la decoración que tenía en ella. Para los que no saben el tipo de cambio, un sol es equivalente a 3 quetzales.

Resulta que si esa señora reúne una red de amigas para que le ayuden y establece un método entre todos para vender más piedras decoradas, esa señora estaría consolidando un modelo de negocio.

Ahora bien, si la misma señora tiene la iniciativa para gestionar un pequeño préstamo a una cooperativa o a un banco, para que estos les presten cierta cantidad de dinero a un interés razonable, de tal forma que ella pueda apalancarse y hacer crecer su negocio, entonces su producto se logrará vender más y obviamente seguirá creciendo aún más.

Como vemos en este ejemplo en la creatividad está el modelo de negocio, pero todo nace de una idea que quizás parezca absurda en su momento. Bien decía el genio de Apple Steve Jobs, solo los locos que creen que van a cambiar el mundo con sus ideas, lo lograrán. A que me refiero con esto, cualquier persona al principio dirá que vender piedras es una locura, pero una cosa es vender solamente la piedra, otra es darle un plus a esa piedra con una decoración alusivo a lo típico de un país, eso exactamente le cambia su valor.

Pero bueno, sigamos con el ejemplo que pasaría si está señora se le ocurre ya una vez establecido su pequeño negocio, que alguien le haga su página en internet para ofrecer las piedras a los turistas para que estos además de un bonito adorno, tengan un buen recuerdo del país. Obviamente, su negocio irá dándose a conocer y por ende seguirá creciendo, ya que por medio de la página ella captará al mayor número de clientes potenciales a quienes les podrá vender su producto.

Ahora hagamos una pausa y pensemos un rato y digamos, si está señora todavía quiere crecer aún más con su negocio y se le ocurre formar una fuerza de ventas con un buen equipo de vendedores, para que estos ofrezcan su producto en una feria o en puntos turísticos de la ciudad o en los famosos buses para turistas, sin lugar a dudas su negocio seguirá creciendo y así sucesivamente cada vez que ella tenga una buena idea para innovar y reinventarse consigo misma.

Quise dar un ejemplo a grosso modo de tal forma que ustedes capten el concepto de emprendimiento. Por lo tanto, como tal sugiero que antes de emprender un negocio después de los 40 años como dice el título del artículo es: 1. Generar todas las ideas posibles acerca de un producto o servicio que se quiera vender. 2. Contar con capital adecuado de tal forma que este sea el soporte para los meses en que las ventas no son buenas. 3. Investigar las necesidades inexistentes en el mercado y crear un producto o servicio que satisfaga dichas necesidades. 4. Elaborar un plan de mercadeo de tal forma que este sea el que nos guíe hacia dónde queremos ir. 5 Hacer un análisis FODA personal (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) que nos permita saber cuáles son las capacidades con las que contamos para poder emprender dicho negocio.

6. Contar con un presupuesto para publicidad para los productos o servicios, ya que el producto puede ser muy bueno, al igual que el servicio así como en el punto de venta, pero si no se dan a conocer nadie los comprará.

Algo muy importante a tomar en cuenta es que el equipo que se va a formar para emprender también debe ser la mejor combinación posible de talentos. Sin un buen personal humano, un negocio jamás camina y menos que crezca.

Por cierto, algo que recomiendo a la hora de emprender es que hay que ser bien cauto con las finanzas de la empresa, ya que el dinero que se produce en ella no se debe tocar del todo, no más que para volverlo a invertir. Muchas personas lo que hacen es que de ese dinero sacan sus gastos personales y de diversión y eso no es así. El presupuesto de la empresa debe ser diferente al personal. No hay que confundirlos.

Para concluir dejaré este magnífico mensaje que copié de un post de una de mis redes sociales que dice lo siguiente:

“La gente NO tiene paciencia para construir un negocio por 5 años. Pero tienen paciencia para ir a un trabajo durante 50 años”.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

%d bloggers like this: