Press "Enter" to skip to content

Unidas por un mismo sueño y pasión

Practicar la natación artística se ha convertido en algo de familia en los últimos 9 años para las hermanas Ninoshka, Adaya y Yarín Gámez, quienes han ido madurando al lado de las alegrías, tristezas y exigencias de un deporte de mucha disciplina.

Las atletas son parte de un proyecto que ha logrado sobrevivir y que las ha llevado a competencias de gran nivel, como los Juegos Panamericanos de Lima 2019, campeonato Mundial de Barcelona, Open de Argentina y la Copa Bigua en Uruguay, entre otros.

Ninoshka y Adaya son gemelas, tienen 18 años y empezaron en el deporte en la gimnasia, después a los 9 años la aventura continuó en la natación, antes de dar el salto al nado sincronizado, que se convirtió en una intensa pasión.

El amor por la natación artística ha sido tan grande, que contagiaron a la hermana más pequeña, Yarín, de 15 años, a seguir los pasos. Las tres son ya pilares importantes de la Selección Nacional que está a cargo de la entrenadora Susana Hernández.

“Es algo bonito estar entre hermanas, compartir la misma ilusión  y  sueño, sobre todo formar parte de la Selección de Guatemala”, manifestó Ninoshka al tomar la palabra al lado de sus hermanas.

“Siempre estamos unidas, nos apoyamos mucho en las diferentes competencias”, agrega Adaya.

Mientras que Yarín se une a la plática para expresar su admiración: “Yo veo en mis hermanas un ejemplo a seguir. Ellas son el mejor dueto de Guatemala y me gustaría tener esa capacidad. Yo sigo sus pasos para lograr buenos resultados, me siento bastante apoyada por las dos”.

Las hermanas Gámez muestran su gran afinidad a cada momento con mínimos detalles, pues mientras Ninoshka habla del futuro en el deporte Adaya le arregla el cabello y Yarín cuida de la postura de las tres. 

“Competir a nivel internacional ha sido una gran experiencia, sobre todo porque nos damos cuenta del nivel de otros países y se conoce a  gente que apoya nuestro deporte”, expresa Ninoshka.

Futuro

Pero la historia de las gemelas Gámez en el nado sincronizado aún tiene más capítulos en el futuro. Después de graduarse de la carrera de Diseño Gráfico en el colegio Sagrado Corazón, en 2020 por primera vez tomarán caminos distintos: una estudiará en la universidad nutrición y la otra licenciatura en hotelería.

“Será difícil para ambas porque nos hemos acostumbrado a hacer todo  juntas, pero seguiremos compartiendo nuestra pasión por el deporte y seguiremos entrenando todos los días para representar a Guatemala”, asegura Adaya.

El dueto Ninoshka y Adaya se ha convertido en uno de los mejores no solo de Guatemala, sino de Centroamérica, y su máximo logro  es haber clasificado por primera vez  a los Juegos Panamericanos de Lima 2019, donde terminaron en el puesto 10, por arriba de El Salvador y Cuba.

“Guatemala tiene nado sincronizado desde 1995, pero en el 2010 comenzamos este proyecto para lograr llegar a los Panamericanos de Lima. Ha sido una gran aventura y pelea constante para enfrentar a países poderosos como Estados Unidos, Canadá y México que dominan en América, pero no nos hemos dado por vencidas”,  asegura Hernández.

Tanto las atletas, como la guía de la Selección, confían en cada día tener más apoyo para hacer crecer el nivel del deporte y  que  sean más las atletas que se interesen por un deporte que requiere resistencia, fuerza y disciplina.

Este año será de preparación, pues el trabajo se enfocará en llegar en el mejor nivel para los Juegos Centroamericanos de Santa Tecla, El Salvador, en 2021, pues Guatemala no tendrá presentación en este deporte en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Lea también:

https://elsiglo.com.gt/2020/01/06/el-mundo-del-gulag1/

Comments are closed.

%d bloggers like this: