Home > Columnas > Balance positivo

Políticamente Incorrecta

Bueno, se llegó la hora de entregar el mando a una nueva Administración, como toda República democrática lo requiere y lo manda nuestra Constitución Política de la República. Ruego a Dios Padre ilumine al Dr. Alejandro Giammattei para que tome las decisiones correctas por el bien del país, se aleje de los demócratas y de los globalistas y socialistas que lo rodean, sea valiente y nos defienda a la Bolsonaro.

Al igual que Giammattei, el gobierno del Presidente Jimmy Morales entró al poder como una rotunda muestra de rechazo a Sandra Torres. Inexperto, sin fogueo político, se rodeó de asesores que le hicieron cometer errores en su mayoría de omisión, y nombró ministros nefastos impuestos por el Embajador Todd Robinson.  Como tengo derecho a expresar mi opinión, puedo decir con toda libertad que hubiera podido hacer más, si hubiera tomado las decisiones incómodas pero valientes que le sugirieron personas ajenas a su gobierno, que comparten los mismos principios que él. Dios sabrá porque no quiso que se hiciera. Él en su infinita sabiduría tendrá algo designado para Guatemala.

Le tocó gobernar primero con un ente ajeno al gobierno que se veía a sí mismo como la encarnación de un poder supranacional, por encima de toda Ley nacional incluyendo la Constitución. Un poder apañado por el saliente gobierno de Obama, por los demócratas en Washington, por la Comunidad Europea y por la ONU. O sea, por todos los líderes del mundo socialista y globalista promotores del aborto, el ateísmo, etc. Ente que metió preso al Presidente Electo, injustamente.

Gobernar con dos gobiernos en pugna no debió ser fácil. Cómo desde que entró les quitó el pago a los medios de comunicación tradicionales, éstos le pasaron la factura vendiéndose a la izquierda. Se dedicaron a mentir, desinformar, azuzar los ánimos de la población. Su amarillismo y descaro absoluto equipara al de sus aliados CNN y similares que laboran en clara violación a los principios del periodismo real que debe ser puntual, objetivo (imparcial) y evitar el sensacionalismo. O sea, además de un «semi dios» disputando el poder, tuvo al cuarto poder en contra. 

El Organismo Judicial y el MP, peleles de la CC, principales elementos en la administración de justicia, tomados por la izquierda cómo canales de venganza contra quienes los derrotaron en la guerra fría, también le dieron guerra al Presidente.  Por un financiamiento LÍCITO (cuyo origen es fácilmente comprobable por la Ley) pero que no fue reportado (o sea, una falta administrativa) trataron de darle golpe blando y aún tratan de cancelar su partido (falta que se resuelve pagando multa al TSE). Cómo no funcionó, se agarraron de una factura de DOS años antes que siquiera fuera candidato para meter presos a su hijo menor y a su hermano.  Una factura que según el reglamento de la Sat se castiga con una multa, fue criminalizada sin base legal alguna, y utilizada como herramienta de presión contra el Presidente para que dejara de oponerse a las reformas Constitucionales.  Hoy día se sabe que Robinson y Velázquez ejercieron presión directa y descarada en todos los diputados de derecha para obligarlos a votar a favor de estas. Esto está ya bajo investigación penal en los USA gracias a Judicial Watch. Hasta la corrupta de Mayra Veliz promovió las reformas en una manifestación contraria a los reglamentos del MP.

Me da gusto mencionar que fueron Estuardo Galdámez y Armando Melgar, los dos Kaibiles del Congreso, los dos votos que impidieron la aprobación de esas reformas nefastas. Por haber Galdámez expulsado a Robinson del Congreso citando la Convención de Viena, la vida de Melgar a USA fue cancelada.  Galdámez logró viajar un año más tarde de vacaciones con sus hijos. Ambos fueron perseguidos y linchados mediáticamente. Lo que la gente no analiza, es que por menos encarcelaron gente de todos los sectores, y no se preguntan porque dejaron libres a dos de sus más fuertes opositores.  Esto lo menciono como un ejemplo. A todos los que nos opusimos a Velásquez abiertamente y de frente nos tacharon de «pacto de corruptos» pero no se preguntan porque teniendo el dominio de la administración de justicia, no nos callaron.

El Congreso también fue problemático. Si bien la UNE fue la bancada mayoritaria del Congreso estos últimos cuatro años, la izquierda unida no tenía los votos necesarios para imponernos lo que se les diera la gana (Reformas Constitucionales, matrimonio entre homosexuales, aborto, subsidios a cosas contrarias a los principios y valores de la mayoría de los ciudadanos).  Hasta el Nuncio Apostólico se manifestó contrario a la misma y fue atacado por el Embajador Robinson.

Como no les convenía que hiciera obra, dos de los cuatro años de gobierno se operó con el mismo Presupuesto General de la Nación con el que entró. Eso significa que ÚNICAMENTE se podían ejecutar las obras contempladas dentro de ese presupuesto y por dos años no se pudo hacer nada que NO estuviera ya incluido en ese presupuesto. 

Para que se entienda, su marido le da Q100 para los gastos normales de la casa. Se da cuenta que hay que reparar la lavadora, que se rompió su colchón y necesita comprarle tenis nuevos a su hijo. El mes siguiente su esposo le da los mismos 100. Usted ÚNICAMENTE puede pagar los gastos normales de la casa. La lavadora, el colchón y los tenis no entran en ese presupuesto. No fue hasta el año pasado que el Congreso finalmente aprobó un Presupuesto nuevo que permitió el avance en la red vial, entre otras cosas.

En política exterior el Presidente y su valiente Canciller, la Licda. Sandra Jovel, quien sustituyó al nefasto Carlos Raúl Morales, globalista socialista en apariencia, oportunista traidor a la patria en esencia, puso el bien del país por encima de todo. Con el Embajador Manuel Espina, lograron aliar a Guatemala al nuevo gobierno en USA, y encontraron en la Doctrina Trump una herramienta para defender el país. Defendieron la soberanía de Guatemala. Se alió a Israel al trasladar la Embajada a Jerusalén lo que significó para Guatemala más apoyo de Trump y de Israel.

Para algunos que no quieren entender, la soberanía radica en el pueblo. En un sistema Republicano, el soberano ya no es un rey ni un dictador, el soberano Es el pueblo. Es ese pueblo el que libremente ejerce su derecho y su deber cívico de elegir a quienes conduzcan el destino de una nación. Para ver si lo entiende, usted va en un barco dónde sólo puede haber 1 capitán. Ese capitán es electo por el pueblo y se le deposita la confianza del pueblo para que maniobre el timón del barco y lo dirija hacia el mejor destino. Es esa capacidad de elegir quien nos dirija, lo que intentaron arrebatarnos Cicig y Aldana cooptando al TSE, y que Trump, antagónico a sus antecesores, ya que promueve la libre determinación de los pueblos, nos apoyó a preservar.  Si como se perfila en noviembre 2020 los Republicanos arrasan, pueden despedirse del sueño de la izquierda de que vuelva el Torquemada a la Tortrix y su amiga, la prófuga corrupTA. Los que ganan con un sistema a la Venezuela, lo critican o restan importancia.

Cómo somos una democracia, la mayoría gana. A la minoría siempre le parecerá mal quien ganó, pero son eso, minoría. A esa minoría le corresponde hacer oposición. Lo triste es que aquí cómo en USA hacer oposición significa oponerse a todo lo que el gobierno haga, aunque sea de beneficio para el país. Es decir, les importa un pepino el país, solo les importa que quien gobierne no logre hacer obra. 

Ahora que la Comisión del Congreso ha destapado la ola de estiércol puro que fueron Velásquez, Aldana, Feci y Cicig, sale Antonio Guterres, Secretario General de la ONU (ex Presidente de la Internacional Socialista) a pedirle al Presidente entrante Alejandro Giammattei que proteja a Velásquez. Y no digamos la Corte Celestial que dirigida por los 4 jinetes del Apocalipsis se auto proclamó en el 2019 como gobierno paralelo y encarnación del Ejecutivo, del Legislativo y del Judicial.  Les importó defender a la ladrona de Lucrecia Hernandez Marck, entre otros como ella, pero le importó un pepino que miles de familias perdieran sus empleos por empresas cerradas o paralizadas por sus decisiones socialistas, obtusas e ilegales. Veremos si la nueva alianza Semilla+Une+Winaq+URNG+Creo+Bien dejan gobernar al Presidente Giammattei.

Y con todo ese desmadre, el Banco Mundial acaba de decir que Guatemala creció en un 3.3% en el 2019.

Los fondos escolares pasaron de Q0.80 que heredamos del PP y la UNE a Q4.00 por niño. El control de los fondos pasó de un burócrata a los padres de familia de la escuela.

Se abrió el aeropuerto a Puerto Barrios para vuelos que estimulan el flujo turístico y comercial. Se mejoró el de Flores Peten por lo mismo.

Se incautó una cantidad de droga alta, y se fortaleció al Ejército para resguardar la seguridad ciudadana en el Altiplano.  Sólo los que protegen a los narcos se oponen al Ejército. Eso ya lo tenemos claro. Todo, con la ayuda de la Administración Trump. Por unos cuantos militares corruptos y narcos, no debemos generalizar a toda la Institución. He conocido oficiales de todo rango que son guatemaltecos ejemplares, valientes y comprometidos con proteger a la ciudadanía y a Guatemala.

Si bien la delincuencia sigue alta, los índices bajaron (las estadísticas están en redes). Obvio, limpiar una PNC comprada por Helen Mack y Adela de Torrebiarte no precisamente para mejorar, mal pagada, difícil se limpia en 4 años. Pero, así como hay oficiales corruptos y criminales, hay oficiales que hacen honor a su uniforme.

Las biobardas que están ayudando a descontaminar los ríos, programas de irrigación, energía alternativa, etc. han tenido su efecto positivo en las comunidades donde funcionan. Varios trámites burocráticos ahora se hacen en línea para facilitarnos la vida a los ciudadanos. 

Falta, pero hoy falta menos.

Los que llegaron hasta aquí, gracias por leer. Salió largo.

Sólo agrego, jamás Jimmy Morales me pagó por defender lo que me parecía bien, no soy burócrata si bien lo fui dos veces, la primera casi 7 años en el servicio exterior, 18 años atrás, y por 1 año como 029 en Empornac en el programa de Gobierno Abierto, a mucha honra. El Presidente no me dio las gracias por defenderlo, ni esperaba que lo hiciera. Estoy tan fuera de su radar que no me invitó a nada de sus actividades importantes, de gobierno, privadas ni de nada, contrario a la desinformación nutrida por La Hora, el Periódico, Nómada, Guatevisión, etc. Simplemente llamo a lo bueno bueno, y a lo malo malo, me guste o no.

Por mi parte, mientras mi trabajo me permita seguir con esta pasión por defender mi Guatemala, la Constitución, el derecho a la vida, la igualdad ante la Ley y los principios Republicanos, lo seguiré haciendo. Si lo que haga el nuevo gobierno me gusta, se los diré y si no, pues también.

Dios bendiga a Guatemala. Sigo pensando que Él tiene el control y vela siempre por sus verdaderos hijos. Usted, cuide su metro cuadrado. Respete la Ley, trate bien a su prójimo, cuide a su familia, sea productivo, y si es de Fe, aferrarse a Dios. Bendiciones.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora:

Leave a Reply