Press "Enter" to skip to content

Educación pública para todos

Tanmi Tnam

El gobierno de Guatemala que recién inicia genera esperanzas en muchos y por lo mismo, debe hacer todos los esfuerzos por llevar educación pública de todos los niveles cuyas características deben ser currículum sencillo, práctico, incluyente, motivador, que despierte y mantenga el interés por asistir a la escuela con un ambiente agradable, alegre, flexible, contenidos útiles que se refieran al entorno de los estudiantes, que posibilite la vivencia de la democracia, la libertad y el diálogo.

Muchos datos afirman que una gran parte de la población guatemalteca vive en condiciones de pobreza y por tal motivo no es posible que las familias puedan pagar por la educación de las hijas y de los hijos y esto justifica que se debe tener una educación pública de calidad, con cobertura total en todos los niveles, que haga posible el estudio y fortalecimiento de lo ancestral, las exigencias de la actualidad y las proyecciones para el futuro.

Es tiempo de hacer un alto y revisar los avances a nivel de aulas acerca del uso de habilidades comunicativas en idioma materno, en el segundo y tercer idioma; cuánto saben los estudiantes de primaria y del nivel medio en matemáticas, la parte práctica que sirva al egresado del ciclo básico y diversificado para generar o asumir algún trabajo que aprecie todos los medios de vida, con habilidades para el trabajo en equipo y el uso de la tecnología de la comunicación para habilidades puntuales. Cualquier intento de transformación de la educación escolar, exige cambios a la formación inicial y continua del docente con que se cuenta actualmente.

Hay que asumir la pluralidad del contexto local y nacional a nivel de aula que propicie el uso de los conocimientos y tecnología con que cuentan los pueblos originarios, la apropiación selectiva y crítica de los conocimientos prácticos de otros pueblos de Guatemala y del mundo, el estudio y uso de valores que aprecien la vida, el medio ambiente, la comunidad y el bienestar de las nuevas generaciones. La educación escolar debe facilitar el estudio de la historia de los pueblos, el ejercicio responsable de la ciudadanía y un gran apoyo a la construcción del proyecto político que necesita Guatemala. El estudio de los conflictos, de las guerras, de la exclusión, del racismo, permite comprender qué factores los genera, cómo funcionan, qué alternativas hay para disminuir o eliminarlos del contexto nacional.  Un sistema educativo dedicado solamente para responder a los intereses del grupo que controla el poder y el dinero pierde sentido y está para generar pobreza, miseria e ingobernabilidad.

La educación escolar que necesita la niñez y la juventud debe ser aquella que se esfuerza por fortalecer la convivencia en armonía, la atención, la motivación, el sentido de vivir, el diálogo entre personas y entre pueblos, hacer que las futuras generaciones sean por lo menos trilingües, con uso de conocimientos diversos de dos o más pueblos, con alto contenido político que forma la ciudadanía responsable, crítica y propositiva. Debe ser una educación que forme generaciones que cuestionen el poder que se mantiene con base a la violencia y busquen permanentemente otras alternativas que hagan posible el uso de la política con una buena dosis de afecto, creatividad, libertad y responsabilidad en busca del bien común.  En el ámbito municipal, es necesario revisar y consolidar la administración del centro educativo, crear y fomentar las acciones para el desempeño docente y facilitar la participación de la comunidad educativa, especialmente de padres y madres de familia.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

Comments are closed.

%d bloggers like this: