Press "Enter" to skip to content

Dos discursos…

Poptun

La toma de posesión del Presidente de la República de Guatemala es un acontecimiento que se celebra cada cuatro años.  El día de la transición de mando, los guatemaltecos tenemos la oportunidad de escuchar dos discursos presidenciales: el discurso del Presidente saliente y el discurso del Presidente que asume el mandato.

El discurso del informe final que Jimmy Morales pronunció este 14 de enero de 2020, ante el Congreso de la República, estuvo empapado de mentiras y palabras de intolerancia, odio y división. Ese discurso constó de la acostumbrada manía que tuvo el exmandatario para demostrar resentimiento contra el pueblo de Guatemala y de descalificar a aquellos que fundadamente fueron sus críticos, exigieron derechos o interpusieron acciones legales contra sus decisiones como funcionario público.

Ese discurso, al igual de otros pronunciados por el exmandatario, estuvo colmado de lamentaciones, y lo aprovechó para ponerse como víctima culpando a sus adversarios de las dificultades legales que afrontó en el ámbito público y privado, seguramente nunca le informaron a dicho exfuncionario, que las críticas y acciones legales son gajes del oficio cuando se ejerce un cargo público.  Ese discurso fue una sarta de falsedades sobre logros que los guatemaltecos nunca evidenciamos.  El expresidente pecó de ingenuo, pues olvidó que el pueblo de Guatemala posee una memoria fresca y que sabe perfectamente que mintió con descaro.

El expresidente Morales demostró hasta en el último minuto de su mandato, con el pronunciamiento de su discurso que es una persona que le gusta inventarse cosas.  Su actitud intransigente, irrazonable y traicionera de la confianza del pueblo y que sostuvo durante su mandato, también la evidenció en el discurso de despedida como Presidente, el que no pudo aprovechar para reivindicarse y pedir perdón al pueblo de Guatemala por el daño causado, sino que al contrario sólo fue útil para demostrar que es una persona orgullosa, soberbia y arrogante.

El discurso de Alejandro Giammattei, fue muy distinto. En su discurso se pronunció un primer saludo al Pueblo de Guatemala (muy al estilo de Nayib Bukele en el discurso del día de su posesión), posteriormente a las autoridades presentes y a los presidentes y delegaciones de la comunidad internacional que lo acompañaron. Y aunque habló enérgicamente, sus palabras forjaban una convocatoria a la reconciliación y a la unidad nacional. A través de su discurso, asumió la responsabilidad de combatir las maras que operan en el país, alcanzar una reforma educativa, así mismo luchar contra la desnutrición crónica y la corrupción, luchar contra la violencia de género, escuchar a la población indígena, garífuna y xinca, apoyar a las personas con discapacidad, además promover el crecimiento de la economía y la generación de empleo, entre otras cosas.

El nuevo jefe del Ejecutivo se creció a medida que desarrollaba su discurso de toma de posesión.  El Presidente pronunció un discurso con una contundencia que, sin lugar a dudas, le transmite mucha confianza a la población sobre la voluntad política que posee para hacer cambios trascendentales.  Trasfiere en su discurso, la seguridad que este nuevo gobierno realizará las cosas correctamente y de forma transparente.  Traslada que se gobernará para todos y no para un grupito y que todos tendrán voz y voto.  Comunica un discurso muy creíble.

Entre los dos discursos, hay substanciales diferencias: uno basado en ficciones y promoviendo la división de la población, y el otro discurso invitando a la unidad nacional, dictado con base a una planificación de gobierno, transmitido con claridad y seguridad que si bien es cierto, ahora no es comprobable ni podemos establecer si es populista, también lo es que el discurso del nuevo presidente siembra la esperanza en los guatemaltecos de tiempos mejores y de transformación.  Ojalá que este gobierno sea el indicado para nuestro país y que los guatemaltecos por fin logremos decir: “Y vivieron felices para siempre…”

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora:

Comments are closed.

%d bloggers like this: