Press "Enter" to skip to content

Fortalecimiento de la Carrera Judicial

Poptun

Continúa el trabajo de las Comisiones de Postulación que elaborarán las nóminas para la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y de magistrados de la Corte de Apelaciones (CA) por parte del Congreso.  Estas comisiones prolongan su labor luego que la Corte de Constitucionalidad (CC), entre otras cosas, anuló totalmente el proceso de selección de la CSJ e interrumpió el proceso de selección de la CA porque el Consejo de la Carrera Judicial incumplió en su momento con remitir la nómina de jueces y magistrados que manifestaron interés, así como sus respectivos expedientes y evaluaciones del desempeño, que se establecen obligatorias en la Ley de la Carrera Judicial (LCJ).

Este proceso de selección que se desarrolla en estos momentos, es de suma importancia pues se despliega bajo un nuevo procedimiento que nació de la aprobación de la nueva LCJ en el año 2016 y que obliga a las comisiones de postulación a elaborar la nómina de candidatos preferentemente con miembros de la carrera judicial. El valor del presente proceso deriva que se están sentando las bases que se observarán en los futuros procesos de selección de magistrados de la CSJ y CA, por lo que las buenas prácticas o cualquier mal procedimiento incidirán para bien o para mal, en futuros procesos.

La carrera judicial, según Santiago Santís Melendo, “es el conjunto de personas, con formación profesional, que tienen a su cargo la función juzgadora, con carácter permanente y con derecho a ocupar distintos puestos, según su antigüedad, méritos o circunstancia, de acuerdo con lo que establezcan y regulen las disposiciones orgánicas. La carrera judicial, según el mismo autor, requiere un escalafón; está formada por etapas, por escalones, y por el derecho de recorrerlos y ascenderlos.”

La LCJ de Guatemala establece que la carrera judicial se divide en cuatro categorías, que no forman grado jerárquico, pero que se clasifican así: a) Magistrados de la Corte Suprema de Justicia; b) Magistrados de la Corte de Apelaciones y otros tribunales colegiados de igual categoría; c) Jueces de primera instancia; y, d) Jueces de paz. De esta clasificación, la CSJ es el tribunal de superior jerarquía, luego continúan las Salas de la CA que conocen la segunda instancia, jueces de primera instancia y  por último los jueces de paz.

Bajo esa clasificación, se debería comprender que los jueces y magistrados sólo pueden ascender a la categoría inmediatamente superior, es decir, el juez de paz a juez de primera instancia, el juez de primera instancia a magistrado de la CA y éste a la categoría de magistrado de la CSJ.En el proceso actual se puede observar a jueces de paz solicitando ser magistrados de la CA e incluso de la CSJ, sin haber sido jueces de primera instancia ni magistrados de la CA, así mismo existen jueces de primera instancia postulándose a magistrados de la CSJ, sin haber sido nunca magistrados de la CA.

En los procesos de selección del pasado no existían las condiciones legales para que se respetara la carrera judicial, pues era más fácil que un abogado que ejerciera la profesión fuera nombrado magistrado de la CA y de la CSJ. Sin embargo, este proceso que se efectúa bajo otro procedimiento, constituye una oportunidad para que efectivamente se respete la carrera judicial porque la Ley exige que tengan preferencia para ocupar los distintos cargos de la magistratura, los profesionales que pertenezcan a la carrera judicial.

Por ello desconcierta que jueces de primera instancia que abanderan la lucha por la carrera judicial y se dicen estar comprometidos con la observancia de la carrera judicial, sean los que promuevan el desorden para que no se respete el nombramiento de magistrados acorde a la clasificación y orden escalonado que efectúa la carrera judicial, pues esto sólo provoca que la carrera judicial no sea una “verdadera” carrera judicial sino que en su lugar sea un proceso de “brincos judiciales”.

Que jueces de paz apliquen a la magistratura de la CA, o bien que jueces de primera instancia apliquen a la magistratura de la CSJ, sólo crea una mala práctica dentro de estos procesos de selección, tomando en cuenta que están siendo admitidos por las comisiones de postulación para continuar en el proceso por ser miembros de la carrera judicial, sin importar que quienes aspiran al ascenso hayan servido en la categoría inmediata inferior, lo que genera el desorden e irrespeto a la carrera judicial al no observarse el orden de preferencia para las vacantes que impone la Ley de la Carrera Judicial y porque además crea una práctica errónea que afectará los procesos posteriores.

Por consiguiente, corresponde a las Comisiones de postulación o en su defecto al Congreso de la República de Guatemala, evaluar estas circunstancias al momento de formular la nómina de candidatos o al elegir a los nuevos magistrados de la CSJ y CA, con el afán que se efectúe una selección correcta y ajustada a las disposiciones de la Carrera Judicial, con el afán de fortalecer la carrera judicial y la independencia judicial en Guatemala.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora:

Comments are closed.

%d bloggers like this: