Press "Enter" to skip to content

El Parlamento Centroamericano y la integración

Barataria

Por sus raíces comunes Centroamérica se le considera una región integrada de hecho, puesto que los países que originalmente se extendían desde Guatemala a Costa Rica compartieron una misma emancipación política del Reino de España y posteriormente se conservó como un país. Luego tras algunas desavenencias se concluyó en poner fin a la República Centroamericana y de allí que surgieron como Estados Independientes los países de la región.  Posteriormente y por ser parte geográfica del Istmo, se ha agregado a Panamá para tal fin.  Al inicio de la era democrática en Guatemala, ya existían democracias incipientes en El Salvador y Honduras, sin embargo Nicaragua se encontraba bajo la dictadura de quien ahora mismo ostenta nuevamente el poder en dicho país es decir, el señor Daniel Ortega y en Panamá se encontraba el General Noriega.  Corrían los años ochenta y a instancias del Presidente Vinicio Cerezo, se promovió los acuerdos de Esquipulas, luego el señor Arias Presidente de Costa Rica promovió un Plan para la Pacificación de Centroamérica y al final de ello si existieron cambios políticos tales como los acuerdos de paz suscritos en Guatemala, El Salvador y la Democratización de Nicaragua con la celebración de elecciones libres.

Uno de esos frutos resultó ser la Constitución del Parlamento Centroamericano, que en teoría sería la constitución de un foro regional que sirviera para fundamentar la democracia y el desarrollo social, económico y cultural de los países centroamericanos, es decir que la función principal de este foro regional era afincar la integración centroamericana.  Es evidente y mi mente de jurista no me permite pensar de otra manera, que faltó al Tratado Constitutivo del Parlacen, el poder vinculante de sus resoluciones, u opiniones ya que en realidad casi nadie sabe qué es lo que se discute y qué resoluciones o proyectos de tratados o convenios han surgido de las discusiones parlamentarias.

Es por ello que el Parlacen viene a ser lo que muchos llaman como “elefante blanco” “refugio de corruptos” y otras cosas.  En las recientes elecciones en Guatemala muchos votantes emitieron su sufragio nulo o en blanco para los diputados del Parlacen, queriendo de esta manera manifestar su enfado ante este foro regional.  Y la última de estas cosas fue el hecho de “esperar” al Presidente y Vicepresidente salientes para juramentarlos y además de ello que la hija de la señora Torres resultó electa presidenta de dicho órgano internacional.  Estas acciones han acarreado una condena social muy alta y un desgaste significativo en la sociedad que se ha planteado la exigencia ciudadana de que Guatemala se salga de este foro regional.

Como guatemalteco y Centroamericano he de lamentar que nuestros países centroamericanos no puedan unirse para enfrentar problemas comunes.  No hay integración centroamericana y está definitivamente no va a venir de un Parlacen que es un lugar al que llegan por lo general parientes de políticos y dueños del partido, políticos quieren continuar en la política pero alejados de los reflectores de los medios de comunicación, y ex presidentes y ex vicepresidentes que huyen acusados de corrupción.  Es sorprendente que diputados que estuvieron muy activos en la anterior legislatura como Carlos Fión, Eva Monte Bac y Amilcar Pop, que ya se encuentran electos no se hayan pronunciado por la crisis de migrantes hondureños. De hecho el mismo Parlacen ha sido incapaz de emitir un pronunciamiento en relación a este tema.

La integración centroamericana es una materia pendiente que se debe promover por entidades como el Parlamento Centroamericano y la Secretaria de Integración Económica Centroamericana, además de que deberá de haber acciones conjuntas de los Presidentes Centroamericanos.  En efecto hemos visto como hasta se ha buscado dividir el Istmo en dos partes: Por un lado Guatemala, El Salvador y Honduras llamado el triángulo norte y por otro lado Nicaragua y luego Costa Rica y Panamá.  Sin embargo el potencial que tienen estos países centroamericanos se pierde por estas actitudes de los gobernantes y que son apoyadas por muchos otros, so pretexto de que es mejor que los países centroamericanos enfrenten los problemas de esa manera individualmente.  Fue así como que se han negociado tratados de libre comercio y últimamente los acuerdos de tercer país seguro que negociaron los países de Guatemala, El Salvador y Honduras de una manera individual cuando al final afecta a los tres en manera directa.

Los gobernantes y diversos sectores de los países centroamericanos deberán de reflexionar si es mejor pensar en limitar la integración del Istmo o considerar que la integración es la clave del desarrollo de esta región puesto que su potencial se ha mermado de manera caótica y los problemas vienen siendo comunes.  Quizá Nicaragua, Costa Rica y Panamá nunca han considerado que los problemas de los otros países centroamericanos les alcanzarán, pero es de ver que una Centroamérica Unida e Integrada puede más que las parcelas centroamericanas en lo individual.  Sin embargo los gobernantes deberán determinar que instituciones como el Parlacen y el Sieca deberán de ser revisadas para determinar los cambios a estas instituciones para que responda a las exigencias de los tiempos actuales o si por el contrario deberán desaparecer para reiniciar un nuevo proceso integrador para afrontar los problemas del presente siglo.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

%d bloggers like this: