Press "Enter" to skip to content

Un gato cede a la tentación de golpear las enormes orejas de un perrito

Sentado en el brazo de un sofá, el gato Ruta mira fijamente las enormes orejas del perro Howie, incapaz de sustraerse a la tentación de darle una colleja. Tras largos segundos de reflexión acompañados de las risas de su dueño, el felino no se resiste y acerca con cautela su pata a la cabeza del can, que parece ajeno a las acciones de su vecino. Sin embargo, cuando finalmente se decide, el ‘agresor’ se arrepiente al instante.

Lea también:

Comments are closed.

%d bloggers like this: