Press "Enter" to skip to content

Cruzada Nacional Contra el Hambre

Crisol Literario

“De nuestros pensamientos del pasado depende nuestro futuro y de las decisiones de hoy, el mañana”. (Carlos Córdova, Sección Galileo-Mides)

2019 fue el año de construcción de Indicadores de Pobreza Multidimensional (IPM-Gt) para Guatemala.  Organizaciones como Pnud/ONU, la Unión Europea y la Iniciativa OPHI-Oxford del Reino Unido acompañaron a la mesa técnica nacional en la construcción del IPM-Gt.  Más de sesenta países por el orbe han construido y puesto en marcha esta metodología innovadora “IPM-País” en el abordaje de la reducción de la pobreza generalizada en sus respectivos países con tal éxito que hoy día se asignan recursos para el IPM-País desde sus respectivos presupuestos nacionales con la finalidad de hacer sostenible en el tiempo las políticas de reducción de la pobreza generalizada que afecta a más de 850 millones de personas en el mundo.

En esa causa de abatimiento de la pobreza generalizada 59.3% en Guatemala y 23.4% de pobreza extrema respectivamente, es alentador informarnos que el Banco Mundial, Unicef y el Ministerio de Desarrollo Social unen esfuerzos para fortalecer el Bono Social. Bono que actualmente opera bajo la modalidad de Transferencia Monetaria Condicionada -TMC- para educación y salud en menores de edad escolar y cuyas familias o mentores; igualmente, deben cumplir corresponsabilidades de salud preventiva para el niño o niña. El nuevo aporte interinstitucional consiste en la implementación del Sistema de Información Bono Social -SIBS- que permitirá con el ingreso de boletas censales actualizar la base de datos de familias beneficiarias e ir categorizando el impacto e incidencia de los programas siguiendo el avance “escalera” de movilización social de las unidades familiares beneficiarias.  El sistema SIBS propone una reingeniería de procesos en la conducción de los programas en fomento de la transparencia y rendición de cuentas optimizando la relación costo-eficiencia en la calidad del gasto público para facilitar la inclusión máxima de poblaciones vulnerables al sistema, con una frecuencia apropiada en términos de monitoreo, seguimiento y evaluación.

En la conferencia, los representantes coincidieron en que el sistema SIBS traerá beneficios a los programas ya que se busca incidir en las familias más necesitadas del apoyo temporal de los programas. Indicando que la prioridad es eliminar el flagelo de la pobreza y el hambre en grupos focalizados donde existen necesidades reales y luego ir ampliando la cobertura territorial, sin perder el principio de integralidad, hasta llevar a las familias a grados de emprendedurismo que les permita auto gestionar su propio futuro. Refiriendo que esto solo se logrará si los programas sociales abordan la problemática de pobreza y de falta de oportunidades de manera integral en las unidades familiares y que el Ministerio de Economía con sus políticas de emprendimiento reciba a esta nueva población brindándoles opciones para que desarrollen las destrezas en oportunidades de emprendimiento. Las ponencias fueron muy enfáticas en la importancia del abordaje integral, resaltando que de no ser así, no se logrará sacar a poblaciones de la pobreza y pobreza extrema.

Crisol Literario, exhorta al Banco Mundial, a Unicef y al Pnud/ONU dar el salto cualitativo en materia de fortalecer la política pública que orienta los programas sociales,  para focalizar y facilitar la llegada del beneficio al territorio. Este salto cualitativo sería implementando el IPM-Gt como complemento perfecto del  Sistema de Información Bono Social -SIBS- abordado en el segundo párrafo de este fascículo. De igual forma, con los recursos del Banco Mundial y con el apoyo de las Naciones Unidas tener un acercamiento con la iniciativa OPHI-Oxford del Reino Unido para retomar  la actualización del IPM-Gt con base al censo 2018-2019 y  la nueva Encuesta Nacional de Condiciones de Vida -Encovi-, ya que si no tenemos la capacidad actualizada de ir monitoreando los avances de la disminución de la pobreza y la desnutrición de forma multisectorial y multidimensional; pero al mismo tiempo multifactorial, sería alto complicado conocer las distintas privaciones (incidencia de la pobreza) en las capacidades humanas y no se podría determinar la profundidad de los factores o dimensiones (intensidad) que afectan la pobreza multidimensional, en el territorio. Guatemala cuenta con su IPM-País en un primer ensayo y deberíamos ir por su actualización en respaldo institucional al Sistema de Información Bono Social -SIBS-.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

Comments are closed.

%d bloggers like this: