Home > Vida > Cocina > Corazones de alcachofas con sofrito y gambas

Corazones de alcachofas con sofrito y gambas

Qué ricas están las alcachofas asadas, salteadas, guisadas…. Así que provechando que esta hortaliza está de temporada, tenemos que probar esta receta de Corazones de alcachofas con sofrito y gambas que comparte Miquel en vuestra sección ‘Hoy Cocinas Tú’, es un entrante de lujo.

Si os gustan las alcachofas y además de disfrutarlas con vuestros platos favoritos queréis probar nuevas creaciones culinarias, no os podéis perder esta receta que comparte Miquel, autor del blog Les Receptes del Miquel, en vuestra sección ‘Hoy Cocinas Tú‘. Se trata de unos jugosos Corazones de alcachofas con sofrito de tomate y cebolla confitada y unas gambas salteadas, el resultado os lo podéis imaginar, es un entrante fácil y rápido de hacer, y que está para chuparse los dedos.

Como nos cuenta Miquel, esta receta de alcachofas se puede hacer también con langostinos, y añadiríamos que se convertirá en un exquisito plato si se hace con unos chipirones, unos aros de calamar, unos brazos de pulpo a la parrilla… La verdad es que la base de alcachofas con sofrito de cebolla confitada y tomate da mucho juego y podremos adaptarla a los ingredientes que tengamos en la nevera. Así que tomad nota de la elaboración paso a paso a continuación, y no dudéis en compartir vuestras variantes o vuestro parecer sobre este plato de temporada en cuanto su aroma perfume vuestra cocina.

Ingredientes (2 personas)

  • 4 alcachofas
  • 8 gambas
  • 1 c/s de cebolla confitada (elaborada previamente)
  • 1/2 c/s de salsa de tomate frito (elaborada previamente)
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • perejil fresco.

Elaboración

Limpiamos las alcachofas, arrancamos las hojas verdes y duras hasta llegar al corazón. Sólo aprovecharemos parte blanca de la alcachofa y también repelamos el tallo para aprovechar el producto entero. Cuando las vamos teniendo peladas, rápidamente porque si no se oxidan, las vamos frotando con medio limón y cuando las tengamos todas peladas las cortamos a cuartos u octavos, dependiendo del tamaño de la alcachofa.

Ponemos una sartén tipo wok a fuego fuerte sin añadir, de momento, ni una gota de aceite de oliva, cuando esté bien caliente le añadimos las alcachofas y las vamos salteando sujetando la sartén por el mango. Después de unos minutos, añadimos un buen hilo de aceite de oliva virgen extra. Cuando estén bien salteadas y se empiecen a pegar, le vamos añadiendo poco a poco agua con una cuchara o con una botella vaporizadora para hidratarlas un poco y terminar la cocción (podemos poner también una tapa y así el vapor ayuda a que se hagan antes).

Y las vamos salteando, añadiendo más agua poco a poco hasta que estén bien pochadas o al dente, como os guste (más o menos entre 8-12 minutos). Entonces reservamos las alcachofas. Y en esa misma sartén añadimos las colas de gambas previamente salpimentadas, las marcamos sólo vuelta y vuelta, sin pasarnos de cocción, si no nos quedarán secas por dentro. Reservamos.

En este mismo wok ponemos unas gotas de aceite de oliva virgen extra y añadimos la cebolla caramelizada y la salsa de tomate, removemos todo junto 30-60 segundos y le añadimos las alcachofas, mezclamos 10 segundos y retiramos.

Acabado y presentación

Presentamos en el plato los corazones de alcachofa con el sofrito de cebolla y tomate y las colas de gamba, terminamos con un poco de perejil fresco picadito. Y a disfrutar de esta riquísima combinación.

Lea también:

Leave a Reply