Hacen falta más palabras

En las reflexiones de la gente que vive en el campo, hacen falta palabras para referirse al quehacer cotidiano de un diputado del Congreso de la República por lo que se oye de ellos, por lo que hacen y por lo desconocido que son a nivel de comunidades locales. Por los medios de comunicación se conoce que el pueblo de Guatemala les paga mucho dinero cada mes, además que gozan de muchas prebendas. Imagínense que hay departamentos que cuentan con 8 o más diputados y no se percibe concretamente qué es lo que hacen como parte de esa oportunidad de estar en el Congreso.