Press "Enter" to skip to content

Optimismo ambiental

Sueños…

Hubo una vez en que la humanidad se llenó de optimismo, creyendo que con la destrucción de los derechos de los señores feudales y las monarquías establecía el reino de la democracia, los derechos humanos y el respeto al derecho individual. Soñó la humanidad que la sociedad evolucionaba por etapas desde la era primitiva hacia el liberalismo, para continuar hacia la sociedad utópica de la igualdad, la solidaridad y la justicia completa.

Al final, hoy por hoy, las sociedades capitalistas, aún las más avanzadas fundamentadas en la democracia, si tienen que criticar a sí mismas, “se interrumpen muy a menudo en su propia marcha, vuelven sobre lo que parecía terminado, para comenzarlo de nuevo desde el principio, se burlan concienzuda y cruelmente de las indecisiones, de los lados flojos y de la mezquindad de sus primeros intentos, parece que sólo derriban a su adversario para que éste saque de la tierra nuevas fuerzas y vuelva a levantarse más gigantesco frente a ellas, retroceden de vez en cuando aterradas ante la infinita prodigiosidad de sus propios fines”, hasta que se crea una situación que parece ser que la vuelta al caudillismo es el desfiladero final.

En ese sentido John Stuart Mill superó a Marx, en esta visión optimista de las etapas de la evolución de la sociedad humana. Marx y Engels creyeron que después de la espectacular expansión del capitalismo competitivo vendría un nuevo sistema, ya no inconsciente, sino planificado que sería el socialismo, que provocaría un crecimiento aún mayor y la felicidad y la abundancia para todos los humanos. Mill más realista afirmó que, tarde o temprano, el sistema se agotaría y tendería al crecimiento cero. Mill también abogó por el control de la población y generar una tendencia de crecimiento económico y poblacional estacionarios, para permitir el bienestar en toda la humanidad.

Según este genio sería devastador no tener oportunidad para la soledad y el disfrute de la naturaleza, sería terrible convivir en un mundo completamente cercado por urbanizaciones y gran concentradas en la producción de alimentos masivos para humanos encerrados en ciudades sin aire limpio ni árboles. Será una gran tristeza y desolación el día que exterminemos a todas las especies de animales por ser competidores alimenticios o por ser innecesarios para nuestra torpe existencia. “Si la tierra tiene que perder esa gran porción de lo de ella es agradable, a causa del crecimiento ilimitado de la riqueza y la población… sinceramente espero que los partidarios del estado progresivo se conformen con ser estacionarios mucho antes de que la necesidad los obligue a ello.”

En fin, la humanidad se mueve entre la búsqueda de mayor eficiencia, competencia y productividad, que nos dá alegrías y satisfacciones inmediatas con destino hacia el suicidio, o respetar los límites del crecimiento, que significan detener y reducir la población humana, respetar la vida y la dignidad de las otras especies y convivir con la naturaleza para prolongar la vida en la Tierra. Parece que vamos a escoger el primer camino.

Veamos ahora cuáles son las etapas de la racionalidad de las cumbres de pensadores y dirigentes que confían en la capacidad humana para tomar acuerdos que permitan el desarrollo sostenible.

La humanidad frente a sus graves pesadillas

Luego de un largo camino de desarrollo, la humanidad enfrenta en el momento actual los más grandes problemas de su existencia. El dominio más completo de la tecnología del conocimiento y la producción han elevado el control del ser humano sobre la ciencia, la naturaleza, la genética y el cosmos permitiéndole ser el dueño absoluto de la existencia. Todo lo cual enfrenta al humano ante varios desafíos prácticos y teóricos. En la práctica el poder de la tecnología, el conocimiento y la especialización permiten al humano aumentar la producción en forma acelerada generando condiciones de consumo y bienestar nunca imaginados. Este control de la productividad genera la capacidad de aumentar la cantidad de seres humanos en cada región en forma más acelerada, lo que acompañado de una expectativa de vida superior genera un caos humano a nivel global.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

%d bloggers like this: