Press "Enter" to skip to content

Hagamos algo ya por el medio ambiente

Guatemala Al Rescate

La degradación del medio ambiente se revela en un aumento en el uso y a la vez escasez del petróleo, escasez de agua, contaminación de los océanos, la extinción de animales y plantas, a esto hay que sumarle la deforestación, el calentamiento global y el cambio climático.

En nuestro país, el comportamiento del clima seguirá siendo motivo  de preocupación para los agricultores, la irregularidad de las lluvias ha sido la constante en los últimos años, las prolongadas canículas han causado daño a diversas tipos de cosechas con pérdidas totales de estas en muchas regiones de nuestro territorio.

El sector agrícola manifiesta que es vital diseñar tecnologías para paliar la falta de lluvia en diversas regiones del país, porque las canículas duran hoy hasta sesenta días, cuando estos periodos antes solamente se producían dos veces al año y duraban un promedio de quince días, pero el comportamiento climático ha variado, solo el año pasado por las sequías, se contabilizó la pérdida de más de 300 mil hectáreas de cosechas de maíz lo que equivale a más de 800 millones de Quetzales según datos de la Asociación Nacional de Granos Básicos (Anagrab).

De acuerdo con los expertos la época lluviosa, que va de mayo a octubre, podría ser normal, pero al igual se mantiene la incertidumbre de que tengamos  menos lluvias en diversas regiones que puedan afectar las cosechas y ocasionar hambruna en la población más vulnerable, señala el Insivumeh.

La dirigencia de Anagrab plantea la importancia de que, independientemente de que tengamos inundaciones o sequías, hay que invertir en tecnología de punta para adaptarnos a los cambios climáticos, implementar sistemas de riego modernos, el uso de abonos orgánicos mezclados con químicos, el uso de semillas resistentes a la falta de agua y que son capaces de producir hasta 149 quintales de maíz por manzana y con una tercera parte del líquido que requiere este grano.

Lo que sí es una realidad incuestionable es que muchos países pobres en vías de desarrollo, como el nuestro, se encuentran entre los más afectados, especialmente el área rural en donde se suele depender estrechamente del entorno natural y se cuenta con muy pocos recursos para hacer frente a los cambios climáticos.

Pero lo que es necesario plantear es que la contaminación de ríos y lagos, en muchos casos, es consecuencia de los desfogues de aguas negras, de aguas con químicos, vertederos de basura; hemos convertido nuestros ríos y lagos en letrinas pestilentes inmensas, acabando con nuestras fuentes de agua en diferente áreas de nuestro territorio, aunado a esto, una deforestación despiadada a la que ha sido sometido el país, ustedes pueden sobrevolar o internarse en su vehículo en el territorio nacional y adentrarse en las zonas más alejadas de este y el entorno es terrible, los árboles se pueden contar, en donde estos se encontraban antes verán grandes extensiones de tierra utilizadas para monocultivos, suelo en el que no ha quedado un árbol de pie, caminen la costa, el occidente, el norte, el oriente y por si no me creen vayan a ver lo que queda de la selva de Petén, hemos permitido una barbarie en nuestro país y a las autoridades, desde hace muchos años, simplemente no les ha importado. Así que empezamos por el principio paralelamente a la propuesta de los agricultores que me parece acertada, también es importante el compromiso de estos para iniciar un proceso de descontaminación de ríos y lagos en sus áreas de influencia y de reforestación a nivel nacional, que permita, en el mediano y largo plazo, volver a tener un país descontaminado y verde.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

%d bloggers like this: