Press "Enter" to skip to content

Posts published in “Día: 8 marzo, 2020”

Werner González: una visión de progresista

Guatemala es una nación de grandes contrastes. Belleza natural, herencia cultural prehispánica, monumentos coloniales y un pueblo lleno de talento y cordialidad. Al mismo tiempo ha vivido toda una época de rezago que no le ha permitido desarrollar todos sus valores y ponerse a la cabeza de los países más avanzados de América Latina.

Principios y valores diferentes

Olafo le contó lo que había visto en Todos Santos y Joyabaj, así como sus conclusiones. El anciano sonrió comprensivo, pero en vez de apoyar sus ideas le dijo que estaba equivocado. Agregó que, en todo el país, pero más dentro del pueblo indígena, el trabajo es un valor. Que el hombre que no sabe trabajar es despreciado en su comunidad. Que corresponde al padre enseñar a trabajar a los hijos. Que el niño que había visto no estaba siendo explotado. Su padre lo preparaba para una vida, acaso pobre, pero honrada y digna. Le aseguró que esos atributos eran más importantes que saber leer.

Apostemos al diálogo y al cambio

Me parece interesante el planteamiento que hace Cacif, para recuperar la confianza en los diversos organismos del Estado, pero sobre todo considero igual de importante leerlo, analizarlo pero, sobre todo, debatirlo con los diversos sectores de la sociedad.

Quien no aprende de la historia

Quisiera referirme en esta ocasión de lo que entendemos por historia guatemalteca ya que, considerando que Antigua Guatemala es Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1979, resulta contraproducente que sus autoridades municipales no consideren necesaria la obligación de conservar los nombres de las calles de dicha ciudad que guardan con ello una enorme riqueza cultural e histórica que muchas veces se pierde por la falta de visión y protección.

La Última Batalla

El macabro juego de pretender que la ignorancia, hambre y sufrimiento perpetuo de una masa que reduce su existencia a comer, reproducirse y morir, pueda, prostituyendo la ley, borrar la historia, debe abandonarse. Puede que se auto-engañen sus entusiastas y hasta hoy impunes gestores, pero es preciso que tomen nota, que la cobardía aparente siempre tiene el límite de la defensa a la supervivencia.