Home > Columnas > ¡Para ti Soldado, para ti Ciudadano Honrado!

¡Para ti Soldado, para ti Ciudadano Honrado!

Desde Mi Trinchera

El 27 de junio del 2000 se estrenaba la película “El Patriota”, interpretada por Mel Gibson, las 2 horas con 55 minutos de duración de este filme, consiguen tener el mismo efecto emocional, que cuando la vi por primera vez hace ya 20 años atrás; al prestar atención y dejarse llevar por la trama de esta película nos hace reconocer cuan estrechamente está ligada la defensa de la libertad y el amor por nuestro país, con nuestras familias, nuestros hijos, nuestra tierra, nuestra vida.

Ladrillo a ladrillo se ha ido construyendo un gran muro entre la realidad y la manipulación, producto de la mentira en la sociedad guatemalteca, ladrillos que con el paso del tiempo parecieren ser indestructibles, absorbiendo la razón y la forma de pensar de nuestros hijos, nuestros amigos, de nuestros compatriotas; como una gran nube gris, y ante la desesperación por salir de ella se decidiere en buscar caminos peligrosos que al final solo llevan a la destrucción de nuestro Estado, por medio del caos provocado por falsos movimientos y representantes de las masas que nunca fueron electos para hacerlo, y como resultado final será la perdida absoluta de nuestros valores, de nuestra propiedad privada, de nuestra fe, como un pueblo abrumadoramente respetuoso, con principios morales y creyente en Dios.  Esas nubes grises que ciernen sobre Guatemala tienen sus objetivos bien definidos, y para ellos la mentira y manipulación política resulta el medio más efectivo de lograrlos, desde grupos fingiendo tener la razón y representar la voz del pueblo, hasta un Poder Ejecutivo atrapado por los verdaderos enemigos del progreso, quienes por ejemplo, utilizan la falta de transparencia en los diferentes procesos de elección de nuestras autoridades y funcionarios para impulsar una agenda que propone reformar nuestra Constitución y de esta manera  hacer realidad los sueños de personajes nefastos como Edgar Gutiérrez, Eduardo Stein, Dionisio Gutiérrez, Helen Mack y muchos otros operadores políticos, que desde hace más de 25 años insisten en hacer una Constitución a su medida, para crear un Estado que someta al ciudadano guatemalteco, lo reduzca a su mínima expresión por medio del engaño, la justicia selectiva y vengativa, volviendo al pobre más pobre y que el rico pierda todo, donde ellos serán los únicos ganadores viviendo como millonarios, y como semidioses sean los eternos dueños del poder, después de engañar con las falsas reivindicaciones sociales, falsos sueños de igualdad, destruyendo la inversión interna como externa, la destrucción de la libre empresa, y generando desempleo, todo esto resumido en el socialismo del siglo XXI.

Todos los guatemaltecos sin excepción alguna, civiles y militares, tenemos la obligación de defender nuestra Constitución Política de la República de Guatemala,  es nuestro deber para poder preservar un Estado Legítimo de Derecho, que significa en si la existencia real de la República; mentira es hacer creer que para erradicar la corrupción, y que funcione nuestro sistema de justicia de una forma transparente se tenga que recurrir a manosear lo que hoy por hoy resulta ser una de las mejores constituciones políticas de toda Latinoamérica, cuando la solución en primer lugar esta empezar por respetarla, por cumplirla y después de eso pensar en perfeccionarla, con propuestas concretas que no se encaminen a favorecer intereses de sectores minoritarios o personales, propuestas que beneficien a todos los guatemaltecos, como la eliminación de la Corte de Constitucionalidad y de la Procuraduría de los Derechos Humanos, que la pena de muerte cobre de nuevo vigencia, ampliando su aplicación a otros delitos como la corrupción, violación, extorsión, a todo criminal sin importar que sea hombre o mujer; ¿Quiere el pueblo justicia real, o solo utilizan el tema para seguir engañando políticamente al pueblo de Guatemala?

Ciudadano Civil sin importar edad o sexo, la verdad no es de quien escribe este artículo, ni la de los medios de comunicación, la verdad no está en la gente falsa que dice representarte sin que tú se lo pidieses, la verdad la encontraremos haciéndonos un examen de conciencia y empecemos a investigar y nos demos cuenta de como falsos lideres dicen luchar por la justicia y la pobreza y comparemos sus bolsillos con los nuestros, la verdad la encontraremos cuando nos demos cuenta que movimientos que salen a la calle exigiendo el fin de la violencia, utilizan esa misma violencia para generar caos, que no podemos vivir en una sociedad donde repudiemos el asesinato de mujeres y a la vez integremos grupos extremistas que son manipulados y que sirven de tontos útiles para exigir que se legalice el asesinato de niñas por medio del aborto, que no podemos permitir que se proteja y premie  al asesino y se castigue al inocente con el pretexto de que se le vulnera los derechos humanos a los criminales. Es nuestro deber cuestionar a todos los falsos líderes, sin importar que se digan llamar de izquierda o derecha, el mal solo tiene una cara, al igual que la apatía, la falta de interés por el destino de una nación tiene un precio, uno muy alto de pagar.

Soldado y siempre ciudadano si bien nuestro Ejército es una Institución de carácter apolítico, obediente y no deliberante, su obligación responde a defender la soberanía y el honor de Guatemala, preservando la paz y seguridad interna como externa; sin embargo jamás se deja de ser ciudadano, y  deber proteger nuestra Constitución y ser garantes de que ningún poder paralelo o extraordinario violen los principios fundamentales como lo es la independencia de los legítimos y únicos tres poderes del Estado, asegurando que toda la población viva en un Estado y democracia real. Los puestos y despachos son pasajeros, la lealtad, sacrificio y servicio por la patria son eternos, presidentes vienen y se van, nuestro Ejército ha servido a nuestra nación por casi 150 años, todos los años y quiero recordarles un eslogan usado hace varios años atrás  “El Ejército cumple su misión, el pueblo confía en su Ejército”… estamos seguros que el tiempo de servir a Dios y a la patria, todos juntos, civiles y militares llegara.

La película el “Patriota”, representa la historia de un veterano Coronel, que al ver como su familia es amenazada, queda envuelto en la guerra por la independencia de los Estados Unidos de Norte América, que termina dejando como lección que la recompensa a nuestros sacrificios está en un futuro mejor. Todos y cada uno de nosotros tenemos la obligación moral y Constitucional de ser verdaderos patriotas, defender con todos los recursos disponibles a nuestras familias, nuestra nación, debemos llenar nuestros espíritus y corazones cada mañana con civismo, con valor, con amor a nuestra querida Guatemala, no esperemos que nuestras familias, que nuestros hijos sufran la deshonra y la persecución porque fuimos una generación de cobardes, de apáticos, de pobres tontos engañados.

Que Dios y la patria nos juzguen y den el lugar que merecemos a cada uno de nosotros en esta hermosa tierra del Quetzal.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

Leave a Reply