Home > Columnas > El Miedo

Desde La Ventana De Mi alma

EL VIRUS MAS TÓXICO ANTE LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS.

El mundo entero está convulsionado ante la pandemia del Coronavirus que ha cobrado hasta el momento mas de 6.000 muertes, y no es para menos, la epidemia es grave y ha generado una emergencia global y daños económicos aún incalculables, ha forzado a muchos a cambiar planes y aspectos de la vida cotidiana.

Sin embargo, es necesario detenernos un momento a meditar y confrontar al miedo, que en estos momentos es lo que en realidad es más tóxico.

El miedo es una emoción donde entran en juego algunas sustancias químicas de nuestro organismo que bajan nuestras defensas.

Los altos niveles de adrenalina que se generan en el cuerpo están relacionados a la disminución de la defensa del sistema inmunológico y de la alta presión; por lo tanto, abre las puertas a las enfermedades, no solo de los virus que pueden contagiarnos, sino de las enfermedades que nosotros también tenemos programadas. Cuando hay un virus necesita un estado emocional para poder germinar dentro de la persona.

Este tiempo, desde una mirada mas profunda, podríamos llamarlo como el fin de la inconsciencia o la retirada de la ignorancia, debemos pensar y discernir, que en aquello que estamos enfocados es lo que vamos a crear.

Cada uno de nosotros hemos venido a este mundo con una misión especifica, y nadie se va de este planeta en el momento que no lo ha planeado hacer, somos seres divinos, inteligentes y con un compromiso universal, que llegamos a este cuerpo con propósitos, y hoy, el propósito es una mente impecable.

Debemos meditar y fortalecer nuestro sistema inmunológico, tomando vitamina C. y todas las formulas accesibles, pero no hay nada que lo levante más, como una actitud positiva y de confianza, la alegría, los sueños, la bondad, la comunión, los proyectos, leer, escribir., etc.
Dejemos de contaminar nuestra mente con lo que vemos y escuchamos, y de crear en nuestra mente, cosas que no queremos vivir, pensemos  sanamente, mantengamos encendida la luz de un espíritu esperanzado, del amor a Dios y a nuestro prójimo, y de esta manera nos vamos a mantener completamente equilibrados, inaccesibles a cualquier desequilibrio llamado enfermedad  y podemos ya, sentir que estamos en una frecuencia positiva colectiva, y que se intensificará más cada día.

Recordemos siempre que el único virus real es el miedo, cuidemos nuestra mente, nuestro proceso emocional, contagiémonos de alegría, y meditemos, porque esta es la puerta del grandioso espíritu de unidad del nuevo hombre que transformará la humanidad.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora:

Leave a Reply