Press "Enter" to skip to content

Poesía en tiempos del virus

Desde Mi Trinchera

La poesía alimenta la esperanza en los corazones locamente enamorados, una linda canción, un lindo poema puede hacer resplandecer nuestras almas oscurecidas por un invisible invasor, uno que en silencio nos ha hecho recordar el verdadero valor de un abrazo, de un beso, de un hasta pronto… que nos ha paralizado por las tardes nuestro tiempo, pero como poesía convertida en fe, como frase remojada en un buen café, pronto todos los guatemaltecos, muy pronto nos volveremos a ver, volveremos a emerger, volveremos a respirar nuestra gran eterna primavera.

Dejemos a un lado nuestras diferencias políticas, y trabajemos todos juntos para que, de la forma más sabía podamos vencer esta pandemia mortal, tendremos que entender que la desgracia se presenta de muchas formas, que a veces el antídoto puede ser mucho más mortal que el propio veneno; debemos entender que todos somos importantes y uno mismo en esta crisis, que el trabajador depende del bienestar del patrono y viceversa, que si es cierto que el sector empresarial tiene que sacrificar, de igual manera el trabajador, el Estado, el mismo pueblo, si creemos que los ricos o el que tiene más bienes, producto de su trabajo tiene la obligación de solo dar, hasta quedar exprimido está en un gran error, si quiebran las empresas, habrá desempleo, el desempleo es sinónimo de hambre, de violencia.

Es difícil aguantar las ganas de señalar en estos momentos, muy difícil, pero los guatemaltecos tenemos que darnos cuenta, de quienes son esos verdaderos hermanos, esos que siempre han tendido, tienden y tenderán las manos; admiro al soldado, al policía, al doctor, al personal de enfermería, al bombero, al empleado de salud, el transportista, a quienes nos abastecen de alimentos y suministros, a los funcionarios públicos que cumplen a conciencia su misión, les debemos un gran aplauso de pie. Pero esta tragedia mundial nos abrirá nuestros ojos para darnos cuenta de esos líderes, esos grupos que dicen representarnos y que en estos momentos, no están en la calle ayudando voluntariamente, que todo el dinero que consiguen por medio de ongs y fundaciones lo tienen bien guardado, lejos de servir al pueblo de Guatemala, que solo sirven para criticar, para exigir , para estirar la mano, porque ellos no tienen nada más que ir al cajero a ver si ya les depositaron los miembros de la “comunidad internacional” , porque para ellos no existe el miedo de la quiebra, de la deuda, de la pobreza.

Pero también es tiempo de amor, de poesía, es tiempo de leer y compartir, es tiempo de…

NO CIERRES TU HOGAR

Cuando la tarde cae, los recuerdos de ayer
Se hacen más caros, más valiosos, aquel café
Que quizás jamás vuelva a beber.
Cuando cae la tarde y el mundo se esconde,
Las calles se mueren en obligada soledad.
Por ahora mis abrazos y besos solo son recuerdos,
Por ahora mis sentimientos son nada más que polvo
Amargo en el viento.
Los poemas lejos de escribirlos hacia aquel perdido
Amor, ahora apenas tienen dueño…
No cierres tus ventanas aún no duermas, el mundo
Quiso respirar, y a todos sus seres los enclaustro
En su hogar.
No cierres tu hogar pronto, muy pronto nos podremos
Abrazar, deja abierta la ventana, será lo suficientemente
Grande para que un océano de emociones te vuelvan a
Visitar.
Nadie se fue, no se ha perdido el sentimiento, estamos en
Casa esperando que el pequeño asesino muera,
No cierres tu hogar…pronto volveremos los brazos a
Extender y aquella taza de café, de nuevo nos volverá
Con su calor a recordar, que todo lo que viene tiene que
Pasar, pero la fe se quedara con nosotros en esta virulenta
Vida y otras mil vidas más

-Noel Arameo Zealep- ®

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

%d bloggers like this: