Press "Enter" to skip to content

Explicando que son las vacunas

Una vacuna es una preparación destinada a generar inmunidad adquirida contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos. Normalmente una vacuna contiene un agente que se asemeja a un microorganismo causante de la enfermedad y a menudo se hace a partir de formas debilitadas o muertas del microbio, sus toxinas o una de sus proteínas de superficie. El agente estimula el sistema inmunológico del cuerpo a reconocer al agente como una amenaza, destruirla y guardar un registro del mismo, de modo que el sistema inmune puede reconocer y destruir más fácilmente cualquiera de estos microorganismos que encuentre más adelante.

Las vacunas se usan con carácter profiláctico, es decir, para prevenir o aminorar los efectos de una futura infección por algún patógeno natural o “salvaje”. La administración de una vacuna se llama vacunación. La efectividad de las vacunaciones ha sido ampliamente estudiada y confirmada; por ejemplo, la vacuna contra la influenza, la vacuna contra el VPH, y la vacuna contra la varicela. La vacunación es el método más eficaz de prevenir las enfermedades infecciosas; la inmunidad generalizada debido a la vacunación es en gran parte responsable de la erradicación mundial de la viruela y la restricción de enfermedades como la poliomielitis, el sarampión y el tétanos en la mayor parte del mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que las vacunas autorizadas están disponibles actualmente para prevenir o contribuir a la prevención y control de veinticinco infecciones. Los términos vacuna y vacunación derivan de variolae vaccinae (viruela de la vaca), término acuñado por Edward Jenner para denotar la viruela bovina. Lo utilizó en 1798 en su obra Una investigación sobre las causas y los efectos de las variolae vaccinae (viruela bovina), en el que describió el efecto protector de la viruela bovina contra la viruela humana. En 1881, en honor a Jenner, Louis Pasteur propuso que los términos deben ampliarse para cubrir las nuevas inoculaciones de protección que entonces se estaban desarrollando. Una compañía de biotecnología radicada en el Reino Unido ha anunciado que se ha unido al Biomedical Advanced Research and Development Authority del Department of Health and Human Services (BARDA) de los Estados Unidos para desarrollar una nueva vacuna antigripal con la tecnología ImplaVax que permite una vacunación sin agujas para depositar el principio activo bajo la piel. Está previsto que no muy tarde comiencen los ensayos en humanos para comparar la eficacia y la dosificación. Los titulares del producto confían en que mejoren las coberturas y la aceptación a la vacuna antigripal. Por otra parte, se mejora la termo estabilidad y la rapidez en la administración de la vacuna.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la mayoría de los afectados [por la gripe] se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, en niños pequeños, personas de edad avanzada y personas aquejadas de otras afecciones médicas graves, la infección puede conllevar graves complicaciones de la enfermedad subyacente, provocar neumonía o causar la muerte. Por ello recomienda la vacunación anual de los siguientes grupos de personas (por orden de prioridad): Quienes viven en residencias asistidas (discapacitados). Ancianos. Personas con enfermedades crónicas. Otros grupos en riesgo: embarazadas, profesionales sanitarios, trabajadores con funciones sociales esenciales y niños de 6 meses a 7 años. Los riesgos de complicaciones de la gripe son más elevados para los niños menores de dos años, para las personas mayores de 60 años y para aquellas que sufran de ciertas enfermedades crónicas, como por ejemplo enfermedades del corazón, de los pulmones o de los riñones, diabetes, cáncer, inmunosupresión o asma.

La vacuna contra la gripe es segura. Esta vacuna no causa la gripe. En respuesta al avance de la pandemia COVID-19, gobiernos y autoridades sanitarias de todo el mundo han implementado una serie de medidas de contención que básicamente se enfocan en el distanciamiento social, la cuarentena y el aislamiento. Si bien la efectividad de estas acciones sigue siendo debatida, las medidas de contención representan el único recurso de acción para frenar la tasa de transmisión del coronavirus, y aunque desde la perspectiva epidemiológica resultan plausibles, generan apremiantes consecuencias sociales y económicas, por lo que los ojos del mundo se han centrado en la posibilidad de desarrollar una vacuna que pueda evitar que las personas se enfermen.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

%d bloggers like this: