Press "Enter" to skip to content

Política fiscal en tiempos de Covid-19 (parte 3)

Crisol Literario

El Gobierno de Argentina en comunicado de prensa reconoce el esfuerzo del Estado de Guatemala en la contención de Covid-19. Enfatizando que hasta ahora todo parece ir un paso adelante del ritmo de la propagación, lo que ha permitido que la curva de afectación se mantenga en niveles moderados en comparación con la severidad de daño de otros países, concluye el comunicado. En esta tribuna consideramos que hasta ahora se ha logrado un buen nivel de contención, aunque se puede salir de control si la población guatemalteca no seguimos las recomendaciones sanitarias recomendadas por la Organización Mundial de la Salud -OMS-. Recomendaciones reiteradamente explicadas por el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social -Mspas-, rector del sistema de salud nacional.

Seguir las instrucciones del Mspas es una condición o razón pertinentemente necesaria; pero no enteramente suficiente. La segunda razón, que convierte a la primera en condición suficiente, es el hecho de aligerar los desembolsos de la dotación de recursos (Decretos: 12-2020; 13-2020 y 20-2020) para generar niveles de confianza y esperanza en la población -principalmente- en condiciones de vulnerabilidad socioeconómica del sector informal como de las planillas laborales de las pequeñas y medianas empresas -Mipymes-. Si bien es cierto que existen procedimientos administrativos, estamos en urgencia nacional y será de gran alivio escuchar que las operaciones de desembolso son anunciadas. Que bien que el gobierno se ha adelantado con doscientos millones del fondo de contingencia y de la recién iniciada distribución de víveres derivados de importantes donaciones; lo cual, se reconoce como una gran demostración de sensibilidad social pero hace falta agilizar la parte de los Decretos anteriormente citados.

El prefacio anterior ha sido inspirado desde un importante documento publicado por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales -Icefi- documento al que se puede acceder por medio de la dirección electrónica: http://www.icefi.org/comunicados/guatemala-icefi-insta-al-gobierno-acelerar-la-entrega-de-la-ayuda-financiada-con-las  titulado: “Icefi insta al Gobierno a acelerar la entrega de la ayuda financiada con las ampliaciones presupuestarias y actuar con más transparencia”.  En el documento, el Instituto Icefi considera que las ampliaciones constituyen un primer paso para enfrentar el impacto de la pandemia Covid-19. Indica, que aunque el Congreso incluyó algunos rubros no prioritarios, en general lo aprobado pone a disposición del Ejecutivo recursos suficientes para intensificar las medidas sanitarias de emergencia y el apoyo a las personas para empezar a enfrentar la crisis económica.

Para el Icefi, la prioridad debe ser (como hasta ahora) la atención a la emergencia sanitaria y empezar cuanto antes la entrega de la asistencia económica y  alimentaria a los que más lo necesitan. Implementación y operatividad pronta de los Decretos arriba referidos. Así mismo, el Icefi urge al Gobierno iniciar cuanto antes un proceso de recuperación de la efectividad de la Superintendencia de Administración Tributaria -SAT-, ya que es causa de preocupación que todo el esfuerzo fiscal por atender la crisis esté siendo financiado, solo con deuda pública.

Con lo anterior manifestado por el Instituto Icefi; acá, desde #Crisol Literario estamos de acuerdo. Especialmente porque los desajustes en las variables macroeconómicas (deuda pública, déficit fiscal, balanza comercial -tipos de cambio nominal y real- e inflación) no solamente deberían ser reintegradas (reembolsadas) al estándar de confianza macroeconómica, por medio de la oferta monetaria, que el Banco de Guatemala ha procurado por años; sino también, deben ser apoyadas desde la parte de la política fiscal. En este sentido, se propone que la SAT tenga incrementos graduales en su recaudación tributaria por medio de reducciones de los niveles de fraude fiscal (evasión y elusión), defraudación aduanera y contrabando. Según el ministro de Finanzas Públicas, González Ricci, en entrevistas televisivas se indica que por estos conceptos se podrían recuperar entre 30 y 40 millardos (Q.) en favor del fisco.

Propuesta: para alcanzar la anhelada estabilización económica el día después de la crisis, el sistema fiscal debe modernizarse mediante la intensificación y amplificación universal de firmas electrónicas para que todo quede contablemente registrado en línea y en tiempo real. Mientras que por el lado de las aduanas (las recetas están escritas y son claras), sería de implementar la estrategia que ocasione menor costo con el mayor beneficio fiscal posible  costo-efectivo  en términos de impuestos y tributos en general. Este logro, permitirá que el Sistema de Política Fiscal; sin perder capacidad de recaudación, pueda contribuir con las pequeñas y medianas empresas -Mipymes- en el resarcimiento de la crisis económica mediante moratoria del Impuesto de Solidaridad -ISO- especialmente porque este impuesto aplica en unidades productivas que obtengan un margen mayor al 4% de sus ingresos brutos, siendo altamente factible que en esta fase de crisis las Mipymes reduzcan sus utilidades e incluso, caer en pérdidas. Igualmente, la SAT podría ofrecer la devolución del crédito fiscal a consigna de pago de impuestos, previa voluntad de las partes. Con lo cual, las finanzas no saldrían de las arcas del fisco. ¡Qué gran oportunidad tanto para el nivel de recaudación como para el empresario de Mipymes! Una tercera opción (siempre que se atienda con urgencia el tema de aduanas) sería una reducción temporal del Impuesto Sobre la Renta -ISR- para las Mipymes, permiso que podría extenderse hasta el 31 de diciembre, 2020.

Todo ello, permitiría a las Mipymes tener flujo de Caja y  daría incentivo para  no rebajar personal de su nómina laboral (manteniendo empleos) con sostenimiento de los niveles de producción a un ritmo aceptable mientras se supera la crisis de pandemia, Covid-19. Esto por el lado de la Oferta; y por el lado de la demanda, se mantendría el incentivo al gasto público y privado teniendo mayores niveles de liquidez en manos del pueblo quien es el que consume mayoritariamente. Por ello, urge la puesta en operación del Decreto (12-2020) y sus pares expuestos arriba.

Por su lado, la Banca Central seguramente estaría procurando utilizar sus mecanismos de política monetaria, cambiaria y crediticia a su alcance para mantener estables las variables macroeconómicas (inflación, tasa líder, tasa de interés bancario y tipo de cambio -Q. versus US$- y  no reducir sus reservas (divisas) internacionales, que hasta hoy equivalen a 9.4 meses de importaciones. En tanto que el fisco, con la recuperación tributaria -reducciones del fraude fiscal y defraudación aduanera- garantizaría mantener los dos principales indicadores de política fiscal (deuda/PIB y deuda sobre recaudación tributaria) en los niveles proyectados por el Fondo Monetario Internacional; esto es: deuda/PIB menor a un 40% y deuda/recaudación tributaria, no mayor a 250 puntos. Con esto se buscaría que el déficit fiscal se mantenga en el rango de 3 y 4% respecto del PIB, condición ideal para la economía guatemalteca. Por ello,  urge que la SAT recupere niveles de tributación por la vía de lo ya expuesto para ir regulando, o de preferencia minimizando, los incrementos en el servicio de deuda pública equivalente a la cantidad de Q14, 611, 000. 00  distribuido en Q 13, 411,000.00 al 6 de abril 2020 más Q 1, 200,000.00 millones añadidos por la colocación de bonos del Tesoro, derivado de la crisis Covid-19. Entonces, la ecuación  Oferta-Demanda  estaría resuelta expresándose en un mínimo aceptable (sin frenar la economía) mientras se supera la crisis. Continuará.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

Comments are closed.

%d bloggers like this: