Columnas

¡Que desastre!

Petardo

La salud es un estado de bienestar o de equilibrio que puede ser visto a nivel subjetivo (un ser humano asume como aceptable el estado general en el que se encuentra) o a nivel objetivo (se constata la ausencia de enfermedades o de factores dañinos en el sujeto en cuestión). El término salud se contrapone al de enfermedad, y es objeto de especial atención por parte de la medicina y de las ciencias de la salud.

La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia, según la definición presentada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su constitución aprobada en 1948.  Este concepto se amplía a: «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del Organismo Judicial decidieron extremar las medidas para la prestación de servicios para garantizar la justicia y también para evitar la propagación del covid-19.  La decisión se adoptó conforme lo establece la Constitución Política, la Ley del Organismo Judicial y las disposiciones dictadas por la presidencia y que fueron publicadas en el Diario de Centro América.

Una de las decisiones tomadas es que se suspenden las labores de las dependencias de las áreas jurisdiccional y administrativa del Organismo Judicial, exceptuándose las que por la naturaleza del servicio son indispensables. Entre otras disposiciones que fueron aprobadas son suspender a partir de ese martes 17 de marzo el cómputo de los términos y plazos legales concedidos a los particulares y autoridades judiciales en toda materia e instancia los cuales se reanudarán a partir del día siguiente de la culminación de la vigencia del estado de Calamidad Pública. Por aparte, los jueces y magistrados deben coordinar internamente la distribución de los turnos para el personal auxiliar a su cargo, tomando las medidas necesarias para evitar contagio, atendiendo las disposiciones y recomendaciones divulgadas a la fecha.

Se escucha a nivel de muchas familias guatemaltecas que no están de acuerdo con el toque de queda y con el famoso encierro de cuarentena de la cual se exceptúa algunos casos. Tanto el presidente de la república de Guatemala sus ministros, consejeros se cuidan más por ellos mismos que por muchos guatemaltecos que viven en las aldeas y que están sumamente afectados porque se están escaseando los productos básicos para poderse alimentar, no es suficiente las cajas que se están enviando a ciertos municipios y que los están manejando políticamente muchos alcaldes en favor de sus partidarios. 

Cuando hablo de guatemaltecos me refiero también a nuestros hermanos que se encuentran en presidios algunos sin habérsele probado aun de lo que se les acusa. El deficiente ministro de salud pública le a faltado sacar la cara para agarrar la batuta de su responsabilidad dejando todo el peso en el señor presidente que ha demostrado buena voluntad y un poco de conocimientos sobre la enfermedad del COVID- 19 y se han olvidado que a nuestros presidiarios que viven amontonados sin las medidas preventivas que se exigen para esta enfermedad de la cual el ministro de salud pública ya debería estar llegando a ellos para educarlos sobre el covid-19 enseñarles las medidas básicas de prevención e incluso ya se les olvido haber dado los insumos básicos para poder sobrevivir. El organismo judicial a la brevedad posible debe presentar un estudio de que presidiarios pueden estar en sus casas más seguros que en las cárceles a través de un control pertinente y según el delito que han cometido.

TEXTO PARA COLUMNISTA
¡Que desastre! 3

Lea más del autor:

Leonel Guerra Saravia

Médico y cirujano con maestrías de ciencias sociales, política, relaciones internacionales y filosofía.

Avatar de Leonel Guerra Saravia