Press "Enter" to skip to content

Hagamos números reales

Políticamente Incorrecta

En estos días, luego de leer comentarios en redes atacando al “empresario que sólo piensa en dinero” y en los que agregan que “la derecha nunca ha hecho nada ni sirve para nada” me dieron ganas de explicar realmente que significa la reactivación económica, a quienes afecta, y porqué es importante.

Para empezar, creo que vale la pena aclarar términos para sentar las bases del argumento. Guatemala, como los Estados Unidos, no somos ni hemos sido jamás países dónde se aplique ni la filosofía liberal clásica (que es la mía), ni la libertaria (de por ejemplo Gloria Alvarez), por ende, no somos países capitalistas. Toda la auto denominada “derecha” que nos ha gobernado ha sido mercantilista.

Mercantilismo es en términos sencillos, el sistema en el que si bien existe propiedad privada y libertad económica, también existe mucho control del Estado, se pagan impuestos injustos (y anticonstitucionales como el ISR o el ISO, el impuesto por Mitch, y otros) que sirven más que nada para financiar al aparato estatal. En Guatemala, la mayoría de ministerios, usan arriba del 60% de sus ingresos en auto financiarse (bonos, sueldos, prebendas). Hay subsidios, el mercado y el individuo no son tan libres como debieran ser para alcanzar su potencial.

A los oportunistas y a los corruptos no les gusta el “capitalismo” porque tienen que competir, hay reglas claras con mínimo de margen de abuso, gobierno pequeño, y les toca ofrecer mejores salarios para competir por mano de obra, ofrecer mejores productos a menores precios, todos corriendo los mismos riesgos.

En Guatemala, el gobierno tiene un presupuesto de OCHENTA Y SIETE MIL SETECIENTOS QUINCE MILLONES SESENTA Y CUATRO MIL QUETZALES (Q.87,715,064,000) de los cuales Q57,273,896,902 CINCUENTA Y SIETE MIL DOSCIENTOS SETENTA Y TRES MILLONES OCHOCIENTOS NOVENTA Y SEIS MIL NOVECIENTOS DOS son para FUNCIONAMIENTO. Nuestro gobierno invierte ÚNICAMENTE Q17,030,167,098 DIECISIETE MIL MILLONES. ¿Así, o más claro que tenemos un gobierno gigantesco? Fuente oficial del Ministerio de Finanzas Públicas https://www.minfin.gob.gt/images/archivos/preprobado2019/Decreto_25_2018.pdf

La gente habla y alega, pero no se molesta en informarse, en leer. Por eso toda la vida nos han dado y nos seguirán dando atol con el dedo. Según datos del 2019 tenemos 292,753 empleados públicos https://www.prensalibre.com/guatemala/politica/censo-empleados-publicos-guatemala-2019/. El 89% de ellos están en los ministerios y de ellos, el 64% son fijos. Pregunto, ¿es eficiente ese monstruo de aparato estatal? ¿Se puede justificar el alto gasto de funcionamiento que sale de nuestros impuestos?

La población económicamente activa está en aproximadamente 7 millones de personas, de las cuales el 98% se encontraban trabajando previo el Covid, y eran unas 200 mil las desempleadas. De los 7 millones, arriba del 70% somos mayores de 25 años. Los hombres son casi 5 millones y las mujeres poco menos de 2.5 millones. Datos del Instituto Nacional de Estadística.

Gracias a Dios, el sector productivo agrícola ha seguido trabajando, porque emplean aproximadamente el 31.9% de los ocupados. De los rubros que están sufriendo grandemente, aproximadamente el comercio emplea el 26.9%, la industria manufacturera el 11.5%, construcción el 7.5%, y otras 7.8%, entre las cuales se encuentra turismo y restaurantes. Ser agrícolas, tiene serias ventajas que saltan a la vista.

El sector productivo emplea el 35.7% de la población ocupada, 16.2% son pequeños empresarios no agrícolas, 15.1 % son jornaleros, 10.3% empresarios agrícolas, 6.8 % son empleados de gobierno. Y podemos seguir hablando de estadísticas todo el día, pero creo, queda claro que la cantidad de familias que no viven del gobierno es mayor que las que sí. El sector informal no ha parado, en su mayoría.

Para ser aún más claros, sector productivo es todo aquel que NO es empleado público. Algunos creen que uno se refiere a las grandes empresas o fincas, y no es así. Productivo es quien quiera que genere ingresos honradamente trabajando como empleado o arriesgándose a ser empresario. La doñita de la tortillería, la señora con su puesto en el mercado, están arriesgando al emprender una actividad productiva. No pagan impuestos directos, pero mueven la economía.

El gran empresario que se compromete con los bancos para invertir en un país sin certeza jurídica, dónde cualquier cretino mantenido de una ONG le puede invadir su propiedad/empresa, le puede matar a su gente, puede bloquear carreteras o la capital, lo puede secuestrar y con todo eso, el cretino sale premiado por las autoridades. El que más tiene, más arriesga, por simple lógica, concepto que los parásitos jamás comprenderán.

Somos pues millones de guatemaltecos que dependemos de nuestro trabajo los preocupados ante las medidas actuales. Como han dicho las eminencias economistas, médicos y otros en Europa, USA y Asia, el Covid jamas desaparecerá y morirán más de hambre que del virus. Tenemos que aprender a vivir con él como con la Malaria, el H1N1, etc. Tenemos que desarrollar anticuerpos y viviendo esterilizados no lo vamos a lograr, eso es medicina básica según lo dicen muchos médicos.  Que estudien lo que países con poca pérdida humana y más recuperados han hecho para no perder aún más personas a largo plazo, sin aniquilar su economía. 

Es el momento de políticas capitalistas que establezcan reglas claras, eliminen impuestos obtusos, reduzcan el tamaño del Estado y del obsceno gasto público en funcionamiento, y faciliten la inversión nacional y extranjera.

Urge que el gobierno, que tiene la última palabra, encuentre el justo balance entre cuidarnos y trabajar, porque de lo contrario, son muchas más las familias guatemaltecas que morirán, pero de hambre.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: