Press "Enter" to skip to content

El Plan Ibirapitá

Punto De Vista

El Plan Ibirapitá o inclusión digital de personas mayores, es un programa que promueve la inclusión de jubilados y jubiladas en todo el país.

La semana pasada hice referencia al Plan Ceibal: “Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea”, un proyecto socioeducativo de Uruguay, por el cual todos los niños de los centros de educación estatales reciban una computadora portátil con conexión inalámbrica, tanto dentro como fuera del aula. En esta ocasión, dedicaré el espacio al Plan Ibirapitá también en Uruguay.

El Plan Ibirapitá o inclusión digital de personas mayores, es un programa que promueve la inclusión de jubilados y jubiladas en todo el país. Para ello, se entrega de forma gratuita una Tablet con una interfaz especialmente desarrollada para ser intuitiva y amigable. Se realizan, además, talleres de capacitación, poniendo a disposición el soporte necesario para que la experiencia de uso sea exitosa. Ibirapitá ha sido creado por el Decreto 130/15 del Poder Ejecutivo de Uruguay y su ejecución y seguimiento están encomendados al Centro Ceibal para el Apoyo a la Educación de la Niñez y la Adolescencia. Viendo la página oficial del plan https://ibirapita.org.uy, los datos que muestra son los siguientes:

  • Desde el inicio del Plan en 2015 a la fecha, se han entregado de manera gratuita más de 236,300 Tablets, lo que representa el 70% de los jubilados del país.
  • Se han realizado más de 6000 talleres iniciales para enseñar el uso de la Tablet.
  • 350 voluntarios que son los mismos jubilados, brindan apoyo a otros jubilados.
  • La Biblioteca País del Plan Ibirapitá, tiene más de 3500 contenidos en diferentes formatos: libros, audios, videos.

El Plan es en definitiva, una posibilidad para que los jubilados no solo aprendan, sino que enseñan a otros, es una ida y vuelta de saberes. Da la oportunidad de socializar, de compartir ideas y tiempo entre los usuarios; ha sido una herramienta para comunicarse con parientes en el exterior, acortando las distancias. El Plan Ibirapitá también ha ofrecido acompañamiento virtual en tiempos de Covid-19 en diferentes aspectos.

En palabras de la especialista en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) de la agencia de promoción de inversiones, exportaciones e imagen país Uruguay XXI, Isabella Antonaccio, la llegada de la pandemia del COVID-19 encuentra a Uruguay bastante preparado, reconociendo que muchas políticas del país en materia tecnológica vienen “como anillo al dedo” en un momento en que la comunicación y el trabajo a distancia son la mejor opción. Agrega, que la inversión realizada por Uruguay de 600 millones de dólares en fibra óptica, permite que el internet llegue al 80 % de los hogares con buena velocidad y a un precio accesible.

Luego de varios años del Plan Ibirapitá, se conoce que los jubilados usan la tecnología en comunidad, más que nuestra generación, es decir, no se aíslan con la Tablet, los motiva más el fin que la herramienta: aprenden, enseñan, se motivan, socializan, leen, provocando la inclusión digital.

Leyendo el Informe “Las oportunidades de la digitalización en América Latina frente al Covid-19”, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el cual recomiendo, establece que a partir de la aplicación de las primeras medidas sanitarias, sumadas al temor por el contagio, comenzaron a acumularse las evidencias que daban cuenta de la importancia de las tecnologías digitales para contrarrestar el aislamiento, difundir medidas profilácticas y facilitar el funcionamiento de sistemas económicos. También, hace hincapié en las iniciativas que miden la propagación del virus, las personas afectadas, facilitan esquemas de diagnóstico, prevención y mitigación, y que en general contribuyen a aplanar las curvas de contagio.  El informe de la CEPAL, deja ver la enorme oportunidad que tiene América Latina y el Caribe de actuar en esta coyuntura en materia de Apps públicas, hasta modelos más sofisticados soportados en tecnologías más disruptivas como los drones, las plataformas de analítica de datos, la inteligencia artificial, el 5G y robots, entre otros. En cualquier caso, persisten los  desafíos estructurales por avanzar decididamente en políticas de telesalud, teleducación y teletrabajo. Asimismo, hace mención al tema de la infraestructura de telecomunicaciones y conectividad digital.

Por ello, es particularmente relevante analizar las oportunidades de la digitalización en América Latina, no solo frente a la contingencia de COVID-19, sino también planteando acciones de política pública para su mayor aprovechamiento.

En el caso de Uruguay, se propuso y logró reducir las brechas digitales a partir de la creación del Plan Ceibal y el Plan Ibirapitá liderado por el Estado, encontrándose mejor preparado que otros países frente a la pandemia.

¿Podrá Guatemala algún día comenzar a desarrollar proyectos del calibre de los anteriores? Tengo la esperanza que no es imposible.

Area de Opinión
Libre expresión y libertad de pensamiento.

Lea más de la autora:

%d bloggers like this: