Press "Enter" to skip to content

Carmen Suite – La historia

Editado Para La Historia

Una noche de crudo invierno ruso suena el teléfono en Moscú en casa del matrimonio Schedrín–Plisétskaya.

Es necesario decir que Maya Plisétskaya era la primera bailarina del famoso Ballet Bolshoi de Moscú, reconocida y aclamada en todo el mundo. Rodión Shedrín era su esposo también famoso, pero como compositor.  Pues bien, al teléfono era Rachel Messerer, madre de Maya Plisétskaya, para anunciarle que se presentaba la obra cubana “El solar”, una revista musical. Hace frío, ya Maya está cansada, solo piensa en ir a la cama. Su madre insiste: –Esto es algo “caribeño”, debes verlo.

Maya se deja convencer y va a ver la obra recomendada por su madre. Esta obra tiene algo que le era desconocido. Era el contorneo de caderas de las cubanas y un salero de un toque nada visto por aquellas frías regiones de Rusia. Al terminar la función, Maya pregunta: –Quién es el coreógrafo de esta compañía. Alberto Alonso, le responden. Pide ser presentada de inmediato a Alberto quien habla, ruso pues en los años 30 fue miembro de la troupe de los Ballets Rusos de Montecarlo y la comunicación fue más rápida y ligera. Maya le dice: –Quiero que haga un ballet para mí y que tenga estos movimientos. Ya sabía Maya lo que quería: Carmen, la agitada y ligera cigarrera andaluza para seguir dentro de la tradición de la fascinación que genera todo lo español en el arte ruso. Carmen, la ardiente gitana más cercana a los cubanos que a los rusos.

Maya, dice Alberto, ya existe la versión de Roland Petit, el coreógrafo francés. –, riposta Maya, pero la nuestra será diferente.

La obra que tanta impresión había causado se llamaba “El Solar” y en particular un fragmento que se llama “La Escoba”, bailada con maestría por Sonia Calero, esposa de Alberto.

Maya se dirige primero a su gran amigo Dmitri Shostakóvich, el gran compositor ruso, para que le pusiera música a “su” Carmen. –Maya, le dice Shostakóvich ¿se imagina usted cuánto me odiarán los amantes de la ópera de Bizet si escuchan su tan hermosa Habanera “retrabajada” por mí? Entonces se lo pide a Aram Jachaturiam quien le responde: -“¿Para qué me necesita si tiene un buen compositor en casa? Ya llega Alberto de La Habana con el trabajo de coreografía, apremia la música. Es el esposo de Maya, Rodión Konstantínovich Schedrín, quien se ocupa del asunto de la música para Carmen. Dentro de unos años le pondrá música a otro ballet también para su esposa: “Ana Karenina”. Otros seguirán.

Alberto con su esposa Sonia Calero llegan a Moscú a trabajar qué arias de la ópera de George Bizet deben retomarse, cuáles no, qué orden, qué movimientos de cadera… y el ballet está listo para su première el 20 de abril de 1967 en el Bolshoi de Moscú. Pero esta osada presentación de ballet contemporáneo y el descaro sensual de Carmen fue demasiado para las autoridades soviéticas de 1967, en pleno periodo conservador de Leoníd Bréshniev.

A la mañana siguiente Maya es convocada por la Ministra de Cultura, Yekaterina Fúrtseva, quien la fustigó por su baile de la víspera. Después de una dura discusión Fúrtseva declaró que Carmen había muerto el día de su presentación y Maya respondió: –Carmen morirá el día en que yo muera. Después, en el marco de las festividades por su 80 aniversario, en entrevista a la televisión rusa declaró: –Yo moriré, pero Carmen continuará viviendo.

Maya había dado una parte de su vida a esta obra y ahora las autoridades soviéticas le impedían seguir mostrándola. Para 1967 Maya era lo suficientemente importante y reconocida internacionalmente como para mantener su posición firme y enfrentarse al gobierno a través de su ministra de cultura. Después de unos meses de ostracismo que ella misma se impuso y le impuso al Bolshoi fue solicitada para presentar el ballet en la Feria Internacional de Montreal de ese año. A partir de ese momento Carmen voló por sus propias alas y el ballet fue incorporado al repertorio de otras grandes compañías de ballet del mundo.

No se equivocó Maya al decir que Carmen no moriría. La obra es presentada con frecuencia por las grandes compañías de ballet del mundo. Maya falleció de un padecimiento crónico del corazón en vísperas del comienzo de las festividades que le organizan los teatros del mundo por su 90 aniversario.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: