Press "Enter" to skip to content

Filtraciones FECI

Kidon

“Los delitos van, desde abuso de autoridad e incumplimiento de deberes, pasando por revelación de información confidencial o reservada, hasta obstaculización a la acción penal, asociación ilícita y obstrucción a la justicia”.

La semana pasada, circuló en las redes sociales y diversos medios de comunicación un audio, por medio del cual el abogado Ronald Armando Sandoval Alfaro, revelaba información confidencial sobre diversos casos en investigación que se tramitan en la Fiscalía Especial Contra la Impunidad, cuyo jefe es nada más y nada menos que el hermano del facilitador.

Luego de conocerse la noticia y con el propósito malicioso de obstaculizar la investigación, el fiscal Juan Francisco Sandoval, presentó una denuncia, la cual de forma irresponsable fue asignada por la Oficina de Atención Permanente del Ministerio Público, a la unidad de operadores de justicia, entidad que se encarga de investigar los hechos delictivos que se cometan en contra de abogados, jueces y fiscales en el ejercicio de su cargo.

La absurda designación obedece a que el nuevo jefe de la unidad de operadores, Marvin David Sazo Larios, obedece incondicionalmente al fiscal Juan Francisco Sandoval y a sus secuaces, quienes, de inmediato activaron el protocolo de impunidad que reina en esa fiscalía, con miras a lograr la victimización de Sandoval, a través de una investigación somera y parcializada, encaminada a desestimar el caso.

Para contrarrestar el macabro plan, la Fundación Contra el Terrorismo, procedió a denunciar al fiscal Sandoval, su hermano y demás integrantes de la estructura criminal responsable de la facilitación de la información reservada, exigiendo para ello, la intervención de la fiscalía de asuntos internos, es decir, la unidad competente para investigar los hechos delictivos cometidos por el personal de esa institución, en el ejercicio de su cargo, la cual, no es del todo fiable, pero ante las evidencias presentadas y la responsabilidad en que podrían incurrir por su inacción, no tendrán otro camino más que solicitar la aprehensión de los sindicados, así como la extinción de sus bienes.

Los delitos van, desde abuso de autoridad e incumplimiento de deberes, pasando por revelación de información confidencial o reservada, hasta obstaculización a la acción penal, asociación ilícita y obstrucción a la justicia, con el agravante de que Juan Francisco, por razón de su cargo, conoció y tramitó diferentes diligencias relacionadas con métodos especiales de investigación, los que, de acuerdo al artículo 72 de la Ley Contra la Delincuencia Organizada, causan responsabilidad penal para el funcionario que las revele, divulgue o utilice de manera indebida o en perjuicio de otro.  

De la misma forma, se solicitó a la Fiscal General, la inmediata separación del cargo del agente fiscal denunciado, esto, con el objeto de garantizar una investigación objetiva e imparcial, evitando cualquier tráfico de influencias, destinado a sobornar o coaccionar la voluntad de los testigos, colaboradores eficaces, o peritos designados, o, en su caso, desaparecer, ocultar o destruir las evidencias presentadas.

Desde luego, que por la gravedad de los hechos denunciados existe un peligro latente de fuga o de ocultamiento por parte de los sindicados, lo cual, dificultaría el desarrollo de la investigación, por lo que, para evitar sorpresas como en el caso de la ex fiscal Thelma Aldana, se hace imperativo que el jefe de la fiscalía de asuntos internos, Marlon Kenneth Pacheco Rodríguez, bajo su estricta responsabilidad, solicite a la brevedad posible el arraigo de los imputados, así como su vigilancia permanente por parte de elementos de la Policía Nacional Civil.

Por otro lado, en corrillos de las altas esferas de los que integran el pacto de terroristas, se escucha decir a los patrocinadores de este mal fiscal, que derivado de los múltiples casos de corrupción que pesan sobre el mismo y su familia, ya no será posible mantener el apoyo que hasta ahora le han brindado, por lo que su reemplazo es inminente.

Y así, una vez más se hace realidad aquella advertencia que con tanto ahínco recalcamos, de que más temprano que tarde, en esas mismas fiscalías y juzgados que un día cooptaron, serían juzgados, procesados y encarcelados por los crímenes cometidos, con la diferencia de que las acusaciones promovidas en su contra, las tendrán que enfrentar solos, ya sin el acompañamiento impune que por muchos años les proveyó el non grato Iván Velásquez Gómez. #FiltracionesFECI.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: