Press "Enter" to skip to content

Desde la diversidad cultural

Tanmi Tnam

“Quédate en casa” está tomando significado para muchos habitantes que ya tienen información de los contagiados y número de muertos por el Coronavirus.

Pero, en algunas partes del país, los anunciados programas de apoyo todavía no llegan y por lo mismo, ha perdido credibilidad el repetido anuncio y se ha vuelto motivo de conflictos entre autoridades y población local. En los meses que lleva el Coronavirus de paso en ciudades, municipios e instituciones del país, hasta el momento no se ha referido a cuántos miembros de pueblos originarios se han contagiado en distintos puntos geográficos de Guatemala y fuera de aquí. No se sabe si hay población Kaqchikel, K’iche’, Mam, Garífuna o Xinka entre los contagiados. ¿Qué estará pasando en estos momentos en las aldeas más recónditas del país?

Los emigrantes mayas que viven en el extranjero, particularmente en Estados Unidos, están en el olvido, en la desgracia, viven a escondidas muchos, ejecutan los trabajos más pesados y pasan estos días en serios problemas. Hasta el momento, no hay información acerca de algún esfuerzo del gobierno que les lleve apoyo que necesitan en las condiciones actuales. La paradoja es que ricos y funcionarios públicos de alto nivel están preocupados solo por la cantidad disminuida de dólares de las remesas.  Un buen apoyo sería programas temporales o permanentes de salud y no descontar por los dólares que vienen por parte de la población guatemalteca que gana este dinero con tristeza y sufrimiento.

Vivimos momentos críticos por la presencia y contagio inmisericorde del Coronavirus, los pueblos originarios de Guatemala están demostrando sin temor al gobierno en turno y a los países del mundo que sus organizaciones y portadores del conocimiento están vigentes y aportan sus servicios convencidos de aportar a la conservación de la vida. Por ejemplo, el trabajo de alcaldes comunitarios que velan por la salud integrada de sus respectivas comunidades. Nada más se vulneran sus roles con instancias oficiales inducidas como por ejemplo los COCODES que en algunos casos se han vuelto espacio para la corrupción, medios para incrementar y atender el clientelismo de partidos políticos y obstáculo para el desarrollo desde las particularidades del desarrollo desde la diversidad cultural.

En los últimos 25 años, en Guatemala, se a hablado de la cultura de los pueblos originarios, pero los poderes del Estado siguen organizados y funcionando con visión, mentalidad y prácticas coloniales.

Cómo alcanzar el desarrollo en un contexto donde este término tiene distintos significados y no siempre habla de los mismos indicadores en cada pueblo. En esta coyuntura, el señor presidente de la República debe tomar la decisión para lanzar la refundación del Estado sobre la presencia, representación y conocimientos de los cuatro pueblos que viven en territorio guatemalteco. Al concretarse este gran proyecto de vida colectiva de pueblos, hay posibilidades de hablar y concretar justicia, paz y desarrollo. Es necesario un gran diálogo para transformar los espacios donde los conocimientos de los pueblos se encuentran en marcos de tensión, contradicción, desconocimiento y descalificación, por ejemplo, los servicios públicos con cierta presencia a través de instituciones oficiales como la escuela, el centro de salud y los tribunales de justicia. El Gobierno de Guatemala debe hacer un esfuerzo por convocar a pueblos y sectores en el marco de las intenciones del 21 de mayo de cada año Día Mundial de la Diversidad Cultural que invita al diálogo entre pueblos en busca de igualdad y desarrollo.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: