Press "Enter" to skip to content

Cuando se entrega el poder

Desde México

Resulta evidente que el poder tiende a diluirse, hemos visto episodios que demuestran como los otrora poderosos se han visto envueltos en conflictos que exhiben su debilidad. Pero en las crisis tendemos a entregar o dotar de mayor poder. No cuestionamos las instrucciones del bombero en una catástrofe, nos sometemos a la capacidad de alguien más.

Pericles fue llamado el primer ciudadano de Atenas por Tucídides, su nombre significa rodeado de gloria, y no escatimaron, su periodo de gobierno fue llamado la edad de oro. Aunque en lo secreto insultaba a sus votantes, en público, con su gran oratoria, llamaba al espíritu ateniense que embelesado cedía más poder a su líder.

En el año 431 antes de nuestra era, Esparta se lanzó a guerra contra Atenas provocando las épicas guerras del Peloponeso. La estrategia de Pericles fue sencilla de prever, recluir a la población junto al puerto del Pireo mientras duraba la intervención militar. Este hacinamiento provocó la aparición de una terrible enfermedad, una plaga que mató una cuarta parte de la población ateniense. Esta peste no solo concluyó la edad de oro en Atenas, sino que fue la causa primaria de la derrota de la democracia y el populismo en Atenas y del triunfo de Esparta sobre ella.

Pericles con sus monumentales discursos, sus políticas populistas y su capacidad carismática logró ocultar bajo su semblante fiero de gobernante, que le valió el mote de olímpico, la muerte de sus dos hijos legítimos a causa de la peste.

En el año 429 Pericles murió a causa de la misma epidemia. La historia cuenta que en su lecho de muerte se enumeraron sus virtudes y él mismo con sus mermadas fuerzas alcanzó a pronunciar: “que ningún ateniense vivo jamás ha tenido que llevar luto por mi culpa”. Sus sucesores no tuvieron su “pericia” y dejaron de servir a lo público y tendieron a los malos hábitos, así pasó la decadencia de lo sanitario a lo social y dio por terminada la época de esplendor.

Así como la concentración del poder lleva a las dictaduras, la degradación del poder puede llevar al caos. Para que una democracia funcione es necesario que existan pesos y contrapesos en toda actividad. Pero las formas y las cosas también se infectan.

Hierro con hierro se afila, y someter a presión a cualquier ente determina el potencial que tiene para poder subsistir, sin duda el virus no solo ha de medir los organismos más fuertes, sino también las organizaciones más fuertes y preparadas para adaptarse a una nueva realidad.

La adaptación será una virtud, y aunque siempre lo fue, hoy, por los tiempos se evidencia más. Será el listado final, cuando el confinamiento termine, en la sociedad y en las personas, que se mida la necesidad de formas e instituciones y se vea si han infectado o no, si sobrevivirán o no, como escribió E.M Cioran; “La hora del crimen no suena para todos los pueblos al mismo tiempo. Así se explica la duración de la historia.”

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: