Press "Enter" to skip to content

A los ricos sólo les importa el dinero

Políticamente Incorrecta

Es lo que muchos comentaron esta semana. Es tal su pánico, comprensible, que la libertad les vale canción.

Los amantes de la libertad, en todos los continentes se empiezan a manifestar contundentemente para tratar de evitar que sus países caigan en una crisis aún peor que la del covid.  Quieren defender su libertad.  Están viendo que la cuarentena no detiene las infecciones.  Los gobiernos dicen que si, pero luego se contradicen al decir que el número de infectados pudiera ser mayor por falta de pruebas.  Y cunde el pánico.  https://www.youtube.com/watch?v=7Qebkgn20R0

En Guatemala, una vez más, vemos una izquierda obediente a todo lo que emana de Naciones Unidas.  Sea a través de la Organización Mundial de la Salud (OMS), o de cualquier otro ente.  También siguen firmemente a la organización madre del Secretario General de ONU, el Foro de Sao Paulo y su base, la Internacional Socialista.  Han seguido por años paso a paso lo dictado por esos entes, cual mapa que les acerca cada vez más a encontrar el tesoro anhelado: alcanzar el poder.

Interesante que el presidente Donald J. Trump le ha quitado la jugosa inyección a la OMS por trabajar para China. Ese dinero será empleado en temas de apoyo, ojalá el presidente Alejandro Giammattei se alinee con Washington porque seguro ayudarían a nuestro país aún más de lo que lo hacen.  Pelearse con Trump es pelearse con la cocinera, con la gallina de los huevos de oro, o pegarse un tiro no en un pie sino en ambos.

La izquierda, que le dice que se acerque a los Demócratas “porque van a ganar en noviembre”, por favor, recuerde que al menos que de aquí a noviembre, el presidente es Trump. Si ven el vídeo de las protestas podrán ver que las posibilidades de reelección son fuertes. Todas las protestas en USA son contra Gobernadores Demócratas.

Y así llegamos a la palabra clave para gente como yo, Libertad. ¿Porqué importa la libertad? La humanidad ha vivido momentos trágicos y sublimes en el nombre de la Libertad.  La palabra libertad, estirada y encogida al sabor y antojo de ideólogos, políticos, filósofos, ha servido de excusa o de motor para el surgimiento del comunismo/socialismo, de todas las vertientes liberales (clásico, libertarianismo, capitalismo, neoliberalismo), del anarquismo, y muchas otras combinaciones que se han fumado a lo largo de los siglos XX y XXI.

La realidad es que la palabra libertad significa en palabras sencillas, el derecho natural del individuo a conducir su vida como le plazca, a ser el diseñador y el arquitecto de su propio destino.  A decidir por si mismo como ejerce su libre albedrío para dirigir su existencia como quiera. Eso, es libertad.

Incluye la potestad de expresarse, de moverse, de producir, de utilizar su capacidad creativa como le plazca. ¿Tiene límites? Por supuesto. Mi libertad termina donde empieza la de la personas que están en mi entorno, y la de ellas, de igual forma. Libertad NO es sinónimo de libertinaje.  Por ejemplo, puedo decir lo que digo, igual que cualquier otra persona.

La izquierda, con ayuda de sus amigos de Washington (no olvidemos que el pantano está infestado de socialistas Gucci), han estado cabildeando para que a Guatemala envíen un Embajador de carrera, o sea otro Robinson, otro Arreaga, del #DeepState. Uno de carrera ha sido nominado, pero una nominación no está escrita en piedra. Falta que lo confirmen los Republicanos del Senado.

Estemos a favor o estemos en contra de la reapertura, la economía se quiebra, la gente en estado de hacinamiento está desesperada, tienen hambre, viven apiñados en condiciones extremamente precarias, y así se tienen que quedar. “Los políticos” y “los ricos” jamás se han interesado de los pobres, es otro comentario que escucho seguido. De todo hay en la viña del señor. Y esos dos gremios no son la excepción. Así como hay políticos mugres (la mayoría), hay uno que otro que han demostrado ser muy humanos. De los empresarios, igualmente, hay de todo. Están los mercantilistas que sólo ven el derecho de su nariz, y están los que tienen visión de país. Y si no lo creen, miren las donaciones directas de más de 100 millones de Quetzales, realizadas al aparato de salud.

Quienes critican a los que queremos apertura, y dejando de lado los sentimentalismos, es obvio que no entienden que a los empresarios no les interesa que se muera la gente porque muertos no consumen. Quieren al pueblo sano y productivo, para poder consumir de todo lo que se vende en Guatemala. Así que el argumento de que “los ricos” que dicen como eslogan es no sólo ilógico, sino ridículo y carente de sustento. Si todos estamos bien, y tenemos ingresos, consumimos. Los muertos NO consumen. ¿Así, o más claro?

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: