Press "Enter" to skip to content

No una guerra, pero sí un combate

Relaciones Internacionales

Por las restricciones que vivimos parecieran que estamos en un combate, nos sometemos a decisiones de gobiernos centrales y locales en todo el mundo.

Es posible que estemos viviendo una guerra en la cual no hay necesidad de ver tanques de guerra, grandes ejércitos en las principales avenidas de las ciudades, ni teniendo un comando militar superior dictando órdenes, sin embargo no podemos ignorar la gravedad que ya es globalizada que vivimos por la pandemia COVID-19: paralización de la vida económica, social y política que son los pilares de toda la vida productiva, cotidiana que vivimos todos.

Algunos analistas de opinión afirman que no estamos en guerra, desde mi punto de vista sí estamos en un conflicto inédito que sin necesidad de armas ha logrado configurar todo nuestro sistema de vida, nuestro modo de vivir y ser dado que la economía no va a ser igual el resto de este año. Las restricciones que vivimos parecieran que estamos en un combate, nos sometemos a decisiones de gobiernos centrales y locales en todo el mundo.

Los pronósticos para poder obtener una vacuna que logre contrarrestar esta situación tan grave que se vive todavía se ve muy complicado y sí es importante no creer en cadenas de chats en donde aseguran que determinado país ya tiene importantes avances de la vacuna y que ya este año en octubre o diciembre tenemos la vacuna que nos va a prevenir de la pandemia, eso es totalmente falso y debemos ser portavoces incluso dentro nuestro círculo familiar.

La economía se ve muy complicada, no obstante, hay que saber que la cooperación internacional se va a modificar y se va a prestar mucha atención en las micro y pequeñas empresas que son las que resultan ser bastante importantes para el funcionamiento de la economía de cualquier país, en especial los nuestros, de Centroamérica que tienen un alto porcentaje de emprendedores e innovadores.

Más allá del debate político electoral que esto va a generar -la pandemia- debemos concentrarnos en los efectos de salud pública que esto va a tener a corto y largo plazo. Guatemala no es tan diferente a El Salvador y Honduras en sistemas de salud pública y debe ser absolutamente prioritario en este momento una modernización de infraestructura de los principales hospitales de la ciudad así como de las zonas rurales para que no tengamos que llorar a miles que se nos puedan morir como en los lamentables casos de Perú, México y Ecuador.

La CEPAL (Comisión Económica para América Latina) ha hecho ya sus proyecciones para América Latina con la economía y no son números tan buenos y debemos ser conscientes que la recuperación económica va a ser lenta, no tan rápido como merecemos y queremos, es por eso que el apoyo a las MIPYMES es importante para que la economía siga circulando.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: