El caviar

Dicen que el embajador de Rusia le trajo a Luis XIV un plato muy apreciado por el emperador ruso Pedro el Grande: el caviar. Al probarlo, Luis XIV lo escupió, generando casi un altercado diplomático.