Press "Enter" to skip to content

El poder de la unidad será la salvación de la humanidad

Desde La Ventana De Mi Alma

Estamos separados para que encontremos la unidad.
Somos diferentes para que elijamos la armonía.
Somos distintos para que descubramos las muchas maneras en las que sorprendentemente somos iguales.

Este es un tiempo poderoso para practicar la unidad, no significa que nos volvamos mejores amigos de todos. No tenemos que tomarnos todos de las manos y cantar “Un millón de amigos”. Solo debemos ser conscientes del valor de cada uno, del valor de cada ser en este mundo, en nuestro entorno y que es único en sí mismo. Todos tenemos personas que nos alteran, quizá ni siquiera sabemos por qué, pero algo en ellas nos molesta, ¿verdad? Pues bien, esta es una oportunidad para hacer algo agradable por esas personas, empecemos por darle una mirada diferente, o hacer algo por ellas. Pueden parecer cosas insignificantes, pero con los pequeños gestos bondadosos construimos puentes donde una vez hubo muros. Así es cómo nos unimos más, nos inspiramos más y nos acercamos un poco diariamente a un mundo más pacífico.

Si consideramos esa posibilidad, estaremos empezando a transformarnos, y desde nuestro lugar, contribuyendo a mejorar el mundo, ya no nos quejemos tanto por la situación socioeconómica y política que estamos viviendo a nivel global, debemos estar conscientes que los sistemas están cayendo, para romper definitivamente viejos patrones.

La sociedad resurgirá con una moral diferente, habrá una masa humana buscando elevar su conciencia y serán estas personas, de las cuales seremos parte para formar nuevos paradigmas para la transformación humana.

Todos estamos viviendo un proceso de resiliencia, después del confinamiento, después del miedo y la angustia, después de la pérdida de nuestros amigos y seres que de alguna u otra forma formaron parte de nuestra vida.

Ahora nos toca a todos adherirnos a una nueva cultura de convivencia, a cuidarnos y cuidar del otro, meditar de qué manera fuimos convocados a reflexionar, en lo frágil que es la vida, en lo expuestos que estamos sin diferencias de ninguna clase, a vivir o morir bajo una misma circunstancia, porque sólo somos un fragmento del gran y único universo donde existen las especies, bajo una misma dinámica de supervivencia.

El planeta es nuestra casa, y los seres vivos inferiores a nosotros, forman parte de nuestro entorno y nuestra cotidianidad, y muchas veces, nos dan lecciones de unidad y amor incondicional, que es la llave que nos abrirá la puerta a otra dimensión de vida y conocimiento.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: