Press "Enter" to skip to content

Historia de la lengua española (Parte 3)

Cultura

Morfología y sintáxis de las palabras tomado del estudio de Rafael Lapessa.

El castellano es un idioma que a cada instante va evolucionando, cambiando, desarrollándose.

Veamos ahora el origen de las palabras y vocablos heredados de las diferentes culturas. Cabe destacar que muchas ciudades de la Península tienen sus orígenes aproximadamente desde antes del siglo XI A. C.

Una de las lenguas que se mantuvo intacta durante la conquista romana fue el Vascuence. Algunos de sus vocablos se utilizan hoy en día: kipula y típula, cebolla; errota que se tradujo a rota o molino, liburu, libro; abendu, diciembre.

Hacia el siglo IX aproximadamente, la fonética de las letras del alfabeto fue modificándose, por ejemplo: la h que conocemos fue una excepción de f aspirada. La letra v, (labiodental) no se conocía hasta mediados del siglo XVI en algunas regiones de la península hispana.

Los sufijos terminados en – os – son de origen celta que persisten hoy en día. Otros sufijos prerromanos son las terminaciones – arro, – orro – urro – y el sufijo – asco – es de origen ligur, un grupo étnico que vivió en el Norte de España frontera con Francia, ellos se hacían llamar Ambrones o provenientes del agua, se presume también que las terminaciones az, ez, oz son de origen ligur, también cabe mencionar el término ieko, que la región vasca la adoptó con la terminación iego.

Dentro del vocabulario pre romano, que los historiadores dicen que algunas palabras no tienen relación con las culturas que la historia escrita comenta, se piensa que pueden ser vocablos previos a los pueblos establecidos, veamos algunos de ellos: abarca, barda, barraca, barro, charco, galápago, manteca, perro, silo, toca.

El léxico pre celta o celta corresponden a sustantivos que se designan a plantas y árboles: abedul, aliso, álamo, beleño, belesa, berro. Terrenos: barrueco, légamo y serna. Nombres zoónimos: garza, puerco y toro. Términos relacionados a los quehaceres rústicos: busto, amelga, colmena, gancho, incubar, güero. Otras palabras de origen celta: baranda, basca, berrendo, cantiga, tarugo, balsa, lanza, arroyo, conejo. Verbos como: estancar, atancar, tranzar y virar, prendas como calzón y braga.

Cuando roma conquistó la península, los pueblos debían subsistir de alguna manera, adoptaron el latín como su lengua oficial y la incluyeron entre sus vocablos. Algunos de origen celta – romano son: cabaña, camisa, cerveza, arpende y legua. Plantas, árboles y animales: alondra, salmón. También son carro, brillo y vasallo.

Una de las lenguas que más prevaleció fue el Vascuence, o vasco como se le conoce. Actualmente, el vascuence ha perdido muchos de sus términos originales pero nos quedan algunos de sus términos en distintas índoles: socarrar, pizarra, chaparro, boina, zamarra, tracción, laya, chatarra, supersticiones, aquelarre, juego, bruces.

Roma, en sus conquistas y expansión del imperio, adoptó vocablos de las ciudades conquistadas, latinizándolas. Algunas palabras que tenemos son de origen griego. A saber: idea, fantasía, música, poesía, matemática, tragedia, comedia, escena, ritmo, oda, retórica, coro, palestra, atleta, escuela y pedagogo, que son vocablos que representan el refinamiento espiritual y material. Pero también adquirieron vocablos del vulgo, tales como: orégano, jibia, baño, cámara, bodega, ánfora, ampolla, jalma, cuerda, áncora, ancla, hemina, zampoña, zanfoña, cedra y cítara. También el prefijo kata que es nuestro cada, y los sufijos izar en palabras como caracterizar, categorizar, y ear como en guerrear.

Los cambios fonéticos que sufrieron las palabras fueron forman los sonidos que ahora conocemos. Por ejemplo la [θ] tita griega, se transformó en las letras p, t, c. en palabras como menta, tomillo, púrpura. La x que no se escuchaba en el griego, en latín pasó a ser la g y la c, con gobierno, gambaro, y camarón.

De lenguaje godo y visigodo tenemos: jabón, tejón, burgos o burgués, guerra, guardar, robar, guarnecer, yelmo, dardo, abrigo, guarecer, espuela o espolón, bota, falda, cofia, ganar, sala, arpa.

Lea más de la autora:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: