Press "Enter" to skip to content

El día que…

Políticamente Incorrecta

Lo que nosotros como ciudadanos hacemos se refleja en nuestro gobierno.

El día en que la mayoría de guatemaltecos hagamos cola respetando la fila, no nos pasemos los semáforos en rojo, no abramos tercer carril dónde hay 2, el día que los padres entiendan que si su retoño reprobó una materia puede que no sea culpa de la maestra y que quizás su retoño es el que no estudió. El día en que dejemos de llamar a lo bueno malo y a lo malo bueno, en suma, cuando entendamos que debemos cuidar nuestro metro cuadrado, cambiará Guatemala.

Todo inicia por uno. Veo a la gente presa del panicovid, furibunda con los que no usan la mascarilla. La mascarilla hay que usarla por Decreto, nos guste o no. Y tendremos que desinfectar hasta el cabello, porque eso exigen las autoridades, aunque sepamos que como ya dijeron en Europa y otros lados, el virus no se pega a través de la ropa, por ejemplo.

El punto es que hay mucho con lo que uno puede no estar de acuerdo, pero que como ciudadano responsable y respetuoso de la ley, acata y cumple.

Lo que nosotros como ciudadanos hacemos se refleja en nuestro gobierno. Los pueblos tenemos los gobiernos que merecemos y sin duda, son un reflejo de lo que somos cómo sociedad. Insisto, si alguien cree poder aportar algo al país y servirlo de mejor forma que los burócratas y políticos de turno, debiera hacerlo. Correr el riesgo de tirarse a la arena política, requiere valentía. Criticar es fácil, entrarle a tratar de hacer algo y exponerse a la “opinión pública”, son otros 100 pesos.

Es así que el día en que los guatemaltecos tomemos en serio nuestro amor al país y nuestro compromiso de cada quien desde su trinchera, desde su metro cuadrado, actuemos correctamente, iniciará esa Guatemala que decimos anhelar.

Pero tristemente, el resentimiento y el odio parecen predominar. En lo personal, si alguien hace algo bien, así sea socialista-globalista-progres o mercantilista, le aplaudiría. Y si alguien hace algo mal, así sea liberal clásico como yo, libertario, capitalista, se lo diría sin empacho. De la misma forma en que si cometo un error, hago lo humanamente posible por enmendar, porque aunque algunos se crean perfectos, la realidad es que todos somos intrínsecamente falibles.

¿Porqué hago esta reflexión? Sencillamente porque es la base sobre la cual se fundamentan las acciones de los políticos de turno, de todos los tiempos, y por ello hay algunos que han hecho las cosas bien, a conciencia, mientras que la gran mayoría han pisoteado al país a diestra y siniestra pensando que son infalibles y omnipotentes.

Miren a Erika Aifán, Yasmin Barrios (lo veo escrito así o Yassmin), Miguel Angel Barrios, JF Sandoval.  Aldana, Véliz o Velasquez. Se creen omnipotentes, igualitos a los narcos y a los oportunistas que se nutren de delinquir.

A todos se les olvida que se van a morir, y no nada más se pueden morir de Covid. No se van a llevar nada, y dejarán un historial abominable de vergüenzas y horrores en su haber. Lo mismo le cuadra a los embajadores con minúscula, entrometidos, violadores de la Convención de Viena en la que claramente dice que no se pueden inmiscuir en los asuntos internos del Estado.  Pretender influir en el proceso contra jueces violadores de la Constitución y de las leyes ordinarias, violadores de derechos humanos, lacras de la noble profesión de abogacía, es verdaderamente un insulto a nuestra inteligencia.

Si se llegara el día en que tuviéramos un gobierno que ponga a Guatemala primero y tenga los pantalones de poner en su lugar a esos embajadores con minúscula, otro gallo nos cantara.

Pero claro, son los mismos demócratas que apoyan al pedófilo de Biden, al mega corrupto de su hijo, a la ladronaza corruptaza de la Clinton, a los reyes del aborto de los Gates.  Leguleyos del demonio encarnado de George Soros que ha gastado miles de millones (billones) en promover no sólo lo anterior sino también la legalización de la pedofilia, los ataques sistemáticos a las personas de fe, ha promovido el racismo (absurdo en un país que eligió ya dos veces a un Presidente de raza negra), que financía la inmigración ilegal, la victimización de los pueblos aunque no sean minoría, el ataque sistemático a la familia tradicional y a los valores judeocristianos.

La pregunta es pues si llegará el día en que eso triunfe en un país como el nuestro. Si tendremos el coraje de defender nuestra esencia. Para los que creen que esto es “racista” les recuerdo que nuestra población mayoritaria indígena Maya, son gente de familia. Protegen a sus hijos, a su modo, pero lo hacen. Lo mismo con sus ancianos. Tienen respeto por la sabiduría de las personas mayores. Creen en la unión hombre-mujer, a su modo, pero creen. No son personas que acepten la agenda progresista de gente como Soros.

Es curioso que esa gente que promueve los más de 100 géneros para sustituir los sexos hombre y mujer, de la mano de la ONU y de todas sus asquerosas agencias, ahora con el covid, sólo hablan de “hombres y mujeres contagiados” porque oh sorpresa, el que nace hombre aunque se opere hasta el modo de andar para ser mujer genéticamente sigue siendo hombre, y viceversa.

Esperemos se llegue el día en que nuestros políticos, supuestos “representantes” de la población, respeten la voluntad de la mayoría. Cada quien debe ser libre de llevar su vida y hacer con su cuerpo adulto lo que quiera. Eso, se llama libertad. Pero imponer la voluntad de la minoría sobre la mayoría, es absurdo.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

%d bloggers like this: